Los Ángeles de los Elementos (Tierra, Agua, Fuego, Aire, Éter)

Los ángeles de los elementos gobiernan todos los niveles de la Manifestación tanto sutil como física. Ellos dan la armonía divina en el Macrocosmos y en el Microcosmos de los seres humanos. 

Con respecto a ellos se habla en las diferentes tradiciones espirituales, en la tradición cristiana, gnóstica, hindú, la alquimia, la tradición nórdica y la tradición popular. 

 Cada uno de los cinco elementos, Tierra, Agua, Fuego, Aire, Éter, es una categoría de la existencia Macrocósmica, una modalidad especifica de existencia sutil.

 

Con respecto a los cinco elementos, tenemos referencias en la tradición cristiana, hebrea, hindú, tradición griega – la filosofía de Anaxímenes y Anaximandro, la tradición popular, la alquimia, occidente y oriente, y en la astrología. 

Cada ser humano tiene en cierta medida una predominancia de un cierto Elemento de estos cinco Elementos fundamentales.  Conociendo este aspecto, podemos invocar los Ángeles de los Elementos tanto para conocernos y transformarnos a nosotros mismos, como para pedirles ayuda para llegar a conocer y comprender mejor a otras personas.  

Cada uno de los cinco Elementos (Tierra, Agua, Fuego, Aire y Éter) está gobernado por su ángel respectivo, el Ángel de la Tierra, el Ángel del Agua, el Ángel del Fuego, el Ángel del Aire y el Ángel del Éter. Invocando a los Ángeles de los Elementos, pidiéndoles con humildad, sinceridad, amor y fe su ayuda, profundizando la comunicación con ellos, alcanzaremos el estado de armonía y equilibrio con cada uno de los cinco Elementos en nuestros seres y en el medio ambiente, los integraremos de un modo armonioso en nuestro universo interior y nos integraremos de un modo armonioso en el Macrocosmos. 

Mensaje del Señor de los Elementos

En Escocia, en Findhorn, la psíquica Dorothy Maclean, ha recibido numerosos mensajes de los ángeles.  

Este es un mensaje del "Señor de los Elementos", El ángel que gobierna la manifestación del Viento, el Sol, la Tierra y el Agua- es una invitación hecha hacia los seres humanos para que se integren nuevamente de un modo armonioso en la naturaleza entendiendo que son parte de ella y considerando que la separación de ella no tiene ningún sentido porque todo es parte de Dios:  

"Ustedes son hijos de los elementos, son construidos de los elementos de los cuales son parte. Su mundo y sus cuerpos fueron creados para que puedan experimentar la felicidad del Creador en Su infinita manifestación. El hombre se destruye a si mismo porque se siente separado. ¿Pero cómo es posible que se sienta aislado? ¿No saben que el viento es parte de Uds., que el sol se les ofrece en cada rayo y así es parte de tus seres? ¿No saben que Uds. vienen del agua, que el agua une a todos y que Uds. no pueden vivir sin respirar aire? ¿Cómo se puede ser tan de obtuso y no saber que toda la conciencia de la Tierra participa en el sufrimiento de cada individuo en parte? ¿Que esta conciencia se exalta por la alegría de cada ser y participa de ella? Este principio, de la unidad es expresado y representado en todas partes. Nosotros queremos hacer hincapié claramente en este aspecto, el hecho que cada uno de sus seres está ligado inexorablemente al mundo entero y que no pueden maltratar la Tierra sin hacerse daño a Uds. mismos. La unidad no existe solo en un plano superior o inferior. La unidad es global. Porque todo es la Creación de Dios. Es aquí y ahora. Quien perturba el proyecto global de la Tierra, el equilibrio de las estaciones y la armonía de toda la manifestación material, perturba la obra sagrada y destruye las esperanzas sobre el futuro del ser humano. Necesitamos continuar repitiendo estos aspectos, no vamos a cansarnos nunca de remarcar esto. ¿A veces les sorprende la violencia de los elementos?!Ellos se van a volver aún más violentos si los seres no transforman su actitud hacia estas verdades! Ama la vida, entrégate a ella. No te olvides que cada aspecto es una parte integrante del Creador y como consecuencia una parte de ti..." 

 Pueden leer: La semana de los Ángeles - Montevideo, 2014

Academia Espiritual de Yoga ANANDA