MÉTODO DE PROTECCIÓN AL ACCEDER EL INTERNET

MÉTODO DE PROTECCIÓN AL ACCEDER EL INTERNET

Este método fue presentado en una charla con el título “La superficialidad y sus misterios”, preparada…

Leer más..

Un encuentro fructuoso y lleno de enseñanza con un LAMA INICIADO TIBETANO AVANZADO (la primera parte)

Un encuentro fructuoso y lleno de enseñanza con un LAMA INICIADO TIBETANO AVANZADO (la primera parte)

En lo que sigue le presentaremos un importante texto iniciático que describe un encuentro real que…

Leer más..

El Bardo Thödol

El Bardo Thödol

Una perspectiva serena de la muerte "La muerte no es la negación de la vida sino…

Leer más..

La Rueda Egely - el aparato milagroso

La Rueda Egely - el aparato milagroso

¡NUEVO Y EXTRAORDINARIO! Una modalidad simple y eficiente de evaluar el estado individual de dinamización del…

Leer más..

Mensaje Urgente de Profesor Yoga Gregorian Bivolaru

Mensaje Urgente de Profesor Yoga Gregorian Bivolaru

Mis queridos, Por favor lean con mucha atención, eventualmente varias veces, el artículo que se encuentra…

Leer más..

Razón y finalidad de la vida terrena

Razón y finalidad de la vida terrena

¿Felicidad terrena o eterna? ¿Qué trajiste contigo a la eternidad? 1 «Si un pueblo se vuelve…

Leer más..

LA RESURRECCIÓN DE SRI YUKTESWAR por Yogananda

LA RESURRECCIÓN DE SRI YUKTESWAR por Yogananda

- ¡Señor Krihna! -La gloriosa forma del avatar se me apareció en medio de una luz…

Leer más..

El Método Supremo y Eficiente - “NO APOCALIPSIS”

El Método Supremo y Eficiente - “NO APOCALIPSIS”

El programa planetario de acción urgente:LA FORMULA SAGRADA PARA LA CONSAGRACIÓN DE LA OFRENDA DE LUZ…

Leer más..

Curso de YOGA por correspondencia

Curso de YOGA por correspondencia

"Aprenda como vivir al máximo y de un modo cada ves más espiritual cada segundo de…

Leer más..

¿Que es un Maestro Espiritual?

¿Que es un Maestro Espiritual?

EL GURU O EL INICIADOR, SEGÚN VEDANTA SARA“El verdadero GURU o Maestro Espiritual, es quien está…

Leer más..

El desayuno Kollath

El desayuno Kollath

El doctor en medicina Kollath, descubrió un método inédito para hacer digestible el trigo, sin ningún…

Leer más..

¿YIN O YANG? - evaluación y respuestas

¿YIN O YANG? - evaluación y respuestas

La ley fundamental de la interacción polar Yin-Yang ¿YIN O YANG? - test

Leer más..

Estados en el Yoga

Estados en el Yoga

Conocido en Occidente comúnmente en diferentes variantes "populares" como "prácticas para mantenerse en forma", en realidad…

Leer más..

EL KARMA YOGA

EL KARMA YOGA

Lema: "En un estado de desapego llevar a cabo lo que deba ser hecho, sin importar…

Leer más..

Shambala

Shambala

Shambala es una sociedad espiritual, que existe en un plano sutil, energético. Es un oasis de…

Leer más..

La meditación en espiral yang

La meditación en espiral yang

“La idea de la espiral Yang, en la cual los seres humanos que participan son puestos…

Leer más..

¿Que es el TANTRA?

¿Que es el TANTRA?

En traducción directa, TANTRA significa "urdimbre". Es la enseñanza fundamental más antigua que conocemos y se…

Leer más..

El optimismo y el sentido de humor

El optimismo y el sentido de humor

OPTIMISMO El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores…

Leer más..

¿Por qué el Yoga?

¿Por qué el Yoga?

El hecho de que en Occidente se habla muy a menudo del yoga no es para…

Leer más..

¿Qué es el Yoga?

¿Qué es el Yoga?

Conocido en Occidente comúnmente en diferentes variantes "populares" como "prácticas para mantenerse en forma", en realidad…

Leer más..

La felicidad

La felicidad

Definir el concepto de felicidad es tarea ardua. Seguramente sea una de las definiciones más controvertidas…

Leer más..

¡La Continencia Sexual - la Revolución para una Pareja Feliz!

¡La Continencia Sexual - la Revolución para una Pareja Feliz!

... ¡Que maravilloso es hacer el amor! Si, pero ... hacer el amor, no sexo.El sexo…

Leer más..

Lean aqui el Prefacio del Programa Planetario de Acción Úrgente "NO APOCALIPSIS"

Hoy en día, son pocos los seres humanos que están dispuestos a creer que solamente en algunos minutos en el planeta Tierra podría producirse una catástrofe de gran magnitud. Sin embargo es posible imaginarnos, que después del año 2010, en un momento dado, quizás aún en la medianoche, el cielo sobre Dinamarca u otro país que esté más hacia el sur, sea iluminado por una multitud de luces brillantes, de colores. Aquellos que observen esto, posiblemente crean que es la manifestación de una aurora boreal, que pocas veces ha podido ser admirada manifestándose con tanto poder y de un modo tan mágico a estas latitudes, pero este fascinante fenómeno no durará mucho. Solamente después de dos o tres minutos, todas las bombillas eléctricas encendidas de las calles o en los edificios, podrían empezar bruscamente a titilar, se volverían asombrosamente brillantes durante algunos momentos, y luego todo el territorio de este país quedaría en la oscuridad. En solo dos o tres minutos todo el continente europeo podría quedarse durante un tiempo sin electricidad. Tal situación podría prolongarse luego de esto, sin la esperanza de remediarse durante 15 o 20 meses. Pero, luego de solamente 10 meses de acontecer tal fenómeno, docenas de millones de seres humanos de Europa podrían morir, y las infraestructuras del continente europeo podrían quedar en ruinas. Al mismo tiempo China, Japón y EEUU podrían tratar de muchas maneras de reponerse luego de ocurrir de tal situación cataclísmica.

Hoy en día tal catástrofe podría suceder en cualquier momento. Podría en cualquier momento aparecer por una tormenta acompañada de erupciones extremadamente violentas generadas en algún lugar de la superficie del Sol, a más de 150 millones de kilómetros de distancia de la Tierra. De esta manera la famosa profecía de la Virgen María que tuvo lugar en Fátima, podría llegar en unos instantes a ser una terrible realidad. A primera vista los seres humanos escépticos, excesivamente preocupados por los aspectos materiales, e inertes, podrían considerar que aunque tal catástrofe no apareció, nosotros los seres humanos que vivimos sobre este planeta, no tenemos nada que hacer, y aunque tal posibilidad catastrófica existiera, no puede hacerse nada para que desaparezca tan grave amenaza. Sin embargo si recordamos las profecías de la Virgen María, inmediatamente nos podemos dar cuenta que estas profecías se nos han ofrecido justamente para que nosotros (quienes seamos suficientemente consientes de la posibilidad de tal terrible alternativa, y bastantes responsables) podamos actuar ahora, cuando aún no es muy tarde, para poder lograr que esta terrible posibilidad desaparezca para nosotros, los habitantes de la Tierra.
Las profecías ofrecidas en Fátima fueron y permanecen siendo para este planeta una advertencia que es imperiosamente necesario tener en cuenta a partir de ahora y en adelante. Más allá de esto, es necesario intentar hacer lo que la Virgen María nos aconsejó, porque es posible detener (con ayuda de Dios) esta catástrofe, ahora cuando no se ha desencadenado aún, porque si esperamos hasta el momento en el que tal catástrofe se desencadene, luego de esto será demasiado tarde, y entonces va a llegar a ser evidente para todos nosotros que no se podrá hacer nada en esta dirección. Las señales presagiosas de tal catástrofe ya existen y les presentaremos sobre todas ellas a continuación. Tomando en consideración estos aspectos cada uno de los que leemos con atención estas líneas debemos darnos cuenta que el peligro es inmenso, especialmente si tenemos a la vez en cuenta que este planeta ya se confronta con evidentes eventos apocalípticos.
Sabiendo y entendiendo todos estos aspectos, es necesarios darnos cuenta que, por desgracia, esta alternativa catastrófica no es un chiste, sino una conmovedora realidad que podría producirse, para el planeta Tierra, en cualquier momento, ya sea durante del día, o sea a cualquier otra hora de la noche. Un aspecto terrible que debe ponernos seriamente a pensar es, que algunos científicos han advertido recientemente que esta posibilidad amenazadora tiene 99% posibilidades de concretarse en los años que siguen. Analizando lucidamente esta alternativa catastrófica, que podría manifestarse en cualquier momento para el planeta Tierra, nos podemos dar cuenta de que la ciencia moderna podría ser completamente impotente en el caso en el que tal cataclismo sea desencadenado.
Sin embargo existe una esperanza de salvación y es posible actuar de algún modo. Todo lo que queda por hacer es aplicar urgentemente los consejos divinamente inspirados de la Virgen María y para esto, nosotros los seres que tenemos una semilla de inteligencia, de responsabilidad y de buen sentido, nos podemos movilizar desde ahora en adelante, actuando de un modo divinamente integrado y perseverantemente para lograr (únicamente con la ayuda de Dios) detener desde su germinación tal catástrofe que puede producirse en cualquier momento afectando luego todo el planeta Tierra.
Para los escépticos e ignorantes parece increíble, a primera vista, que el Sol pudiese realizar un desastre de tales proporciones sobre la Tierra. Pero, debemos recordar aquí que fue emitido un informe por la NASA, en de enero de 2010 que mencionaba que tal catástrofe tiene todas las posibilidades de desencadenarse en un futuro cercano. Más que esto, la Academia Nacional de las Ciencias (NSA) de EEUU confirma a su turno esta posibilidad catastrófica. Esto tendría que hacernos pensar (porque de esta manera estamos puesto en la guardia de modo indirecto sobre el aspecto mencionado), de tal modo que las profecías de la Virgen María que fueron reveladas en Fátima ya empiezan a aparecer en referencia a algunos desastrosos eventos que van a producirse de un modo necesario sobre el planeta Tierra si nosotros, los habitantes de la Tierra, permanecemos en el mismo estado de letargia, indiferencia y escepticismo pensando que todas estas son cosas que no merecen ser tomadas en consideración o que nosotros los seres humanos no podemos hacer nada para prevenir la aparición de tal catástrofe. Este fatalista modo de pensar contradice el mensaje de las profecías de la Virgen María que muestran, al contrario, que a través de acciones divinamente integradas y que deben ser realizadas al unísono, pidiendo la ayuda a Dios Padre, llega a ser posible evitar la aparición de tal catástrofe que podría tener efectos terribles para nuestro planeta (si nos complacemos a seguir permaneciendo en estado de letargia sin hacer nada de lo que la Virgen María nos aconsejó para eliminar, con la ayuda que nos viene de Dios, tal catástrofe que desgraciadamente se vislumbra en el horizonte de un futuro cercano).
Analizando la posibilidad de esta catástrofe, nos podemos dar cuenta con facilidad que a lo largo de los últimos lustros, la civilización occidental ha alimentado de un modo inconsciente las semillas de su propia destrucción. El “moderno” estilo de vida que es generalizado en casi todo este planeta es completamente dependiente de la tecnología y nos expone hoy, más que nunca, a un peligro mayor: las emisiones muy fuertes de plasma que pueden impactar sobre nuestro planeta desde la superficie del Sol. Tales emisiones plasmáticas son capaces de “tostar” en solo algunos minutos todas las centrales energéticas. Un evento de este tipo podría producirse solamente en algunos minutos y, aun si no fuera de grandes proporciones, tendría después consecuencias catastróficas que podrían extenderse por un período de 15 o 25 meses.
Vemos por consiguiente, que queramos o no, las profecías transmitidas en un momento por la Virgen María, en Fátima, ya comienzan a verse como inevitables (si no hacemos nada) y aun los científicos consideran que hay un 99% de posibilidades que ellas llegaran a convertirse en una terrible realidad en un futuro cercano. Correlacionando estas prognosis de los científicos con las profecías de la Virgen María, descubrimos a la vez, de esta manera, que ha llegado el momento de empezar sin demora a realizar lo que la Virgen María nos ha transmitido mucho tiempo antes que deberíamos realizar. Todos quienes lean estas líneas y cada uno a su turno debe darse cuenta de que ha llegado el momento de movilizarnos todos y actuar al unísono a partir de ahora en adelante, cada uno según sus capacidades, implorando la ayuda de Dios para que tal catástrofe pueda ser detenida mediante nuestras oraciones sinceras y llenas de fe, antes de que se produzca. Les pedimos que tengan en cuenta que buscamos alarmar a todos los habitantes de la Tierra, porque las previsiones en esta dirección (las cuales fueron hechas aún por ciertos científicos competentes) son una de las más terribles. Recordamos en este sentido que algunos expertos en fenómenos meteorológicos espaciales, como Daniel Baker de la Universidad de Colorado EEUU, advertían “nos acercamos desgraciadamente, cada vez más a un posible desastre plantario que tendrá una insospechada magnitud”.
A primera vista, especialmente para la mente y el entendimiento de los escépticos e ignorantes, parece difícil creer que el Sol podría comprometer en solamente unos minutos, la mayor parte del progreso tecnológico de este planeta. Pero, hoy en día, hay una multitud de evidencias que ya confirman que corremos el riesgo de que tal catástrofe se produzca si dejamos que las cosas continúen su curso. Es en los futuros 4 o 5 años, 99% posible. Para los iniciados es evidente que lo que se desencadenará no constituye una casualidad sino una necesaria manifestación catastrófica sobre la cual la Virgen María nos puso alguna vez en guardia, en la ocasión de sus profecías ofrecidas en Fátima.
Para entender como sería posible que tal catástrofe se pueda desencadenar en cualquier momento, es necesario recordar que la superficie esférica del Sol está formada por una gigantesca cantidad de plasma que esta cargada con partículas que son transmisoras de una energía gigantesca; una parte de estas partículas (que vehiculan una energía gigantesca) evaden entonces cuando viene el momento desde el constreñimiento de la atmosfera especifica del Sol, y después se desplazan en el espacio bajo la forma de algunos gigantescos “vientos solares”. Las predicciones de los científicos muestran que en el futuro cercano estas “corrientes de fuerza” transportarán millones de millones de toneladas de plasma, que se van a manifestar bajo la forma de algunas “bolas” gigantescas de fuego que son denominadas “emanaciones masivas de la corona solar”. Si en los futuros años, tales emanaciones, comenzarían a generarse desde alguna parte de la superficie del Sol, orientándose después hacia la dirección del planeta Tierra, ellas impactarían de algún modo en el campo magnético y aun la superficie de la Tierra, y entonces el resultado sería realmente devastador.
Analizando estas líneas, merece recordar que entonces cuando tuvo lugar el milagro de Fátima, miles de seres humanos que lo presenciaron, vieron terriblemente como el Sol parecía descolgarse de la bóveda celeste, y caía sobre la Tierra. En aquellos momentos, el gentío atemorizado, vivió un estado de extremo  pánico, pero si analizamos lo que entonces aconteció, haciendo una comparación entre dicho fenómeno y las predicciones de los científicos con respecto a lo que va a suceder en los años venideros si los eventos continúan libremente su curso, descubrimos que aquella visión que la Virgen María nos ofreció a todos, anticipó finalmente la posibilidad de la aparición de una “bola” de fuego, que no casualmente se orientaba hacia nuestro planeta y lo impactaría, desencadenando de esta manera, en solo algunos momentos una terrible catástrofe (¡¡¡quiera Dios que no se produzca!!!) que nos haría recordar, en aquel momento en el cual no se podía hacer nada, que aquella imagen milagrosa que apareció en Fátima, presagiaba de hecho, con una exactitud terrible, lo que sucedería en el futuro, (mas exactamente en los años siguientes) si nosotros, los seres humanos, no hiciéramos lo que la Virgen María nos pidió que hagamos para prevenir con la ayuda de Dios tal catástrofe.
Así como las recientes prognosis de los científicos anticipan, la infiltración de tal “bola” plasmática de fuego en la atmosfera de nuestro planeta, desencadenaría el rápido cambio de la configuración del campo magnético de la Tierra. Este evento de grandes proporciones (como desencadenamiento energético) generaría corrientes extraordinariamente fuertes en los cables de tensión de todos los transformadores y centrales eléctricas que existen sobre la Tierra. Por el hecho de que todas estas no están estructuradas para soportar en tiempo útil un flujo directo de electricidad tan potente, este fenómeno las destruiría desenlazándose de esta manera consecuencias catastróficas para todo el planeta. Los especialistas estiman que el peligro más grande al cual están expuestas las centrales eléctricas en este planeta en el caso de un “ataque energético” de tal magnitud, es frente a la probabilidad de que se quemen corto tiempo después los circuitos internos de todos los transformadores que son utilizados para transmitir la corriente eléctrica a los consumidores finales. Es necesario reflejar que, no fue casual, que tal evento, a pesar de haber sido de poca magnitud, tuvo lugar en la provincia canadiense Quebec el 10 de marzo de 1989, entonces cuando luego de haberse manifestado tal “bola de fuego” de plasma, mas de 6 millones de seres humanos se quedaron sin electricidad por más de 9 hs. Debemos tomar en consideración que las tormentas solares que se van a producir en los futuros años pueden ser millones de veces mas fuertes y que seria suficiente que dicha “bola de fuego” plasmática impactase en el campo magnético de la Tierra para que todos lo transformadores del planeta sean entonces afectados de un modo catastrófico y aún totalmente destruidos y de este modo todo el planeta se quedaría sin electricidad.
Para ayudarles a entender la magnitud de tal desastre que podría aparecer solamente en unos minutos, merece recordar que el más destructivo evento meteorológico de este tipo conocido en la historia de este planeta, ocurrió en el año 1859 y fue conocido y recordado históricamente con el nombre del “evento Carrington”. El fenómeno fue denominado de esta manera, según el nombre del astrónomo británico Richard Carrington, que fue el primero que entendió muy bien su causa. Veremos como lo describió él en aquellos tiempos: “Dos formaciones, semejantes a unas esferas de luz blanca e intensamente brillantes emanaron de un gran grupo de manchas solares”. En aquellos tiempos (en el año 1859), se afirmaba que “el evento Carrington” constó en la manifestación, durante ocho días, de algunas turbulencias y variaciones aún muy grandes de las condiciones espaciales y del tiempo”.
Muchos testigos observadores, declararon en aquellos tiempos que vislumbraron algunas auroras boreales extremadamente brillantes, aun impresionantes, que pudieron ser vistas de noche aun sobre el Ecuador.  Además de esto, durante estos ocho días, todas las redes telefónicas mundiales fueron interrumpidas y los magnetómetros (instrumentos de medida del campo magnético) se desajustaron totalmente. Las recientes prognosis, que resultaron posteriormente a los análisis realizados por la Academia Nacional de Ciencias (NSA) de los EEUU, sugieren que justamente por el uso excesivo de las tecnologías modernas de las cuales somos tan dependientes, en la eventualidad de producirse un evento de tal magnitud las manifestaciones que aparecerían sobre el planeta Tierra podrían ser mucho mas fuertes y mucho mas graves, y si todas estas se produjeran millones de seres humanos podrían morir.
En el caso de llegar a producirse tal fenómeno que podría desencadenar tal “bola de fuego” plasmática, dos problemas muy graves podrían aparecer solamente en unos minutos:
1. Uno de estos graves problemas podría aparecer por las centrales modernas eléctricas diseñadas para operar voltajes muy altos, alimentando redes eléctricas sobre superficies muy grandes. Sin embargo, a pesar de que tal método ofrece mayores eficiencias en la gestión de las redes eléctricas minimizando las perdidas de energía y el consumo que puede aparecer por una súper producción, esto tendría como consecuencia a la vez, que las centrales sean mucho mas vulnerables a las condiciones espaciales. En tales situaciones las poderosas centrales se comportan justamente como antenas canalizadoras de corrientes directas que presentan enormes intensidades que podrían bruscamente llegar a pasar por los transformadores eléctricos quemándolos totalmente.
2. El segundo problema grave podría aparecer por la interdependencia que tienen las centrales eléctricas con los principales sistemas de servicios sociales. Tales sistemas están ligados a la filtración del agua de consumo y de limpieza, a las infraestructuras que garantiza la industria, la salud, los transportes, el mercado financiero y generalmente hablando a todo lo que tenga relación con la electricidad.
Combinando estos dos aspectos, es claro para nosotros, que la eventual repetición del “evento Carrington” (a una escala mucho mayor), podría producir una catástrofe de grandes proporciónes, que hasta el presente el mundo moderno nunca enfrentó. De un modo paradójico, la repetición del “evento Carrington”, se manifestaría en gran medida contrariamente a todo lo que estamos acostumbrados a creer que desencadenan los desastres naturales. En tal situación, generalmente, cuando se producen desastres naturales, las regiones más desarrolladas del mundo son las más vulnerables. En el caso que de repetirse con una intensidad mayor el “evento Carrington”, esta vez las zonas más tecnológicas y “modernizadas” serian las mas afectadas.
A continuación dejaremos que hablen por sí solas, las prognosis y las datas estadísticas.
Conforme con los informes exclusivos de la NSA de EEUU tal espacial evento meteorológico extremadamente violento, afectaría el territorio de los Estados Unidos, por el impacto de tal “bola” plasmática de fuego induciría corrientes eléctricas extraordinariamente fuertes que serian capaces de destruir cientos de transformadores-llaves en tan solo 60-90 segundos y el resto de los transformadores en tan solo algunos minutos, suspendiendo la alimentación eléctrica de algunas zonas extremadamente grandes por mucho tiempo y dejando de esta manera sin corriente eléctrica a mas de 130 millones de seres humanos. Pasado aquel momento, en el cual se desencadene tal catástrofe, la cuenta regresiva empezaría inmediatamente para Norte América.
Conforme a los análisis de los científicos vemos como se presentaría, tal “Apocalipsis” que aparecería en EEUU inmediatamente después implicando cuatro fases:
1. El primer efecto desencadenaría esta nefasta fase - inmediata para algunos seres humanos - la suspensión del suministro del agua potable. Cualquier ser que viva en un apartamento en las alturas de un edificio, donde el agua deba ser bombeada para subir, un corto tiempo después de generarse tal catástrofe, quedaría sin agua. Para el resto de los seres humanos, que no viven en altos edificios, el agua potable podría circular por las cañerías por un máximo aproximado de medio día ( 12 hs).
2. La segunda fase que aparecería tendría como efecto el corte de la circulación de cualquier forma de transporte que funcione por medio de la corriente eléctrica: tranvías, trenes, subtes y trolebúses con corriente eléctrica no podrán circular más. Es necesario que nos demos cuenta que ni siquiera el resto de los medios de transportes podrán tener una vida útil mucho mas larga, porque el combustible de sus tanques se van a terminar y no contarán con la energía eléctrica necesaria para poder recargarlos con nafta desde los tanques subterráneos en las estaciones de servicio.
3. Casi todas las góndolas de alimentos de los supermercados se vaciarán en corto tiempo, y luego de esto van a permanecer vacías por los mismos motivos que imposibilitarán del transporte.
4. La cuarta fase: en los mejores casos, algunos generadores de corriente eléctrica que están previstas para funcionar como reservas de emergencia no serán destruidos, pudiendo funcionar durante un  determinado periodo de tiempo, pero funcionarán solamente durante el tiempo en el que duren sus baterías, acumuladores u otros sistemas que les permiten funcionar. Para todos los hospitales este evento podría significar un máximo de 72 hs de funcionamiento de los aparatos de cualquier tipo. Después de este intervalo se detendrá cualquier forma de asistencia médica moderna. Realmente shockeante y a primera vista, es que tal estado de hecho podría durar muchos meses y aun años. Es necesario saber que ninguno de los transformadores que se van a quemar podrá ser reparado, y ni al menos remplazado. Algunos especialistas estiman que hay solamente un ínfimo numero de transformadores de reserva, pero debemos tener en cuenta que la instalación de un transformador nuevo presupone un trabajo durante una semana o aun mas, por un equipo bien entrenado de trabajadores especializados y tal equipo no es sencillo de encontrar cualquier momento y en cualquier lugar. Mas allá de todos estos aspectos, en aproximadamente un mes todos los transformadores de reserva ya podrían ser puestos en funcionamiento, pero no debemos perder de vista que la cantidad de estos transformadores es insuficiente y quedarían muchos puntos (muchos sitios) importantes que no podrían ser alimentados con energía eléctrica. Para esto seria necesario la fabricación de algunos transformadores nuevos, proceso que podría tardar un mínimo  de doce meses.
Aun si algunos sistemas energéticos se volvieran capaces de recibir energía eléctrica, no existen garantías de que tendrían donde ser alimentados teniendo en cuenta que los sistemas de transporte se verán gravemente afectados. No debemos perder de vista que casi todos los conductos de gas natural y de petróleo que funcionan actualmente necesitan electricidad para poder ser operados. Las centrales eléctricas que son alimentadas por medio de carbón, mantienen normalmente reservas que deben alcanzar para al menos 30 días, pero frente a la falta de algunos sistemas de transporte que necesitarían mayor cantidad de materia prima, la producción de la electricidad será cancelada como en un máximo de dos meses posterior al desencadenamiento de tal catástrofe. Debemos tener en cuenta que ni las centrales productoras de energía eléctrica tenían un mejor destino. Según se sabe, ellas son programadas para apagarse frente a un eventual problema de alimentación, y no se les permite después arrancar antes que los sistemas eléctricos sean funcionales.
Sin energía eléctrica para los sistemas de calefacción, refrigeración o de congelación, sin transporte y sin asistencia médica muchos seres humanos afectados de enfermedades o epidemias, morirían solamente algunos días después. Muchos peligros de esta naturaleza serán inmediatos, especialmente para aquellos cuya salud depende de cierta medicación. Si de algún modo se detuviera el suministro de energía eléctrica en la ciudad New Jersey, por ejemplo, se perdería de esta manera un importante centro de producción de medicamentos para los EEUU. Muchos medicamentos perecederos, como la insulina, serán luego imposibles de conseguirse para quienes sufran de diabetes que como bien sabemos son millones de seres humanos en cada continente. El brusco cese tanto de la producción de los medicamentos como del suministro y del almacenamiento de algunos productos medicínales condenaría de muerte, por ejemplo, a quienes sufren de diabetes. Y la posibilidad, de ser de una manera u otra ayudados no existiría más. Zonas gigantescas podrían ser afectadas por una emanación (erupción) menor de plasma solar, se podrían encontrar a cientos y aun miles de kilómetros de todos los  centros que podrían intervenir para ofrecer ayuda. Aun entre estos, pocos estarán dispuestos a hacerlo y estos, a su turno, estarán probablemente muy pobremente equipados como para ser capaces de enfrentar tal como se debe a tal desastre.

-Continuará-

 

Academia Espiritual de Yoga ANANDA