Yoga y Meditación para Todos

Cursos de Meditación Vipassana en la India

En abril de 1994, un curso de diez días de Vipassana para más de mil internos fue celebrado dentro de los límites de la prisión de Tihar en Nueva Delhi, la capital de la India. El curso fue conducido por el Sr. S.N. Goenka y su señora., con 13 profesores asistentes. Éste fue el curso más grande de Vipassana que se celebró en los tiempos modernos, tanto dentro como fuera de una cárcel.

Documental video sobre la experiencia de introducir la meditación Vipassana en una cárcel de India: pulsa aquí

 Con cerca de 9.000 internos, Tihar es una de las prisiones más grandes de Asia. El sitio cubre varios cientos de acres en un distrito de los suburbios de Nueva Delhi. Debido a la dificultad de administrar a una población tan grande de internos, Tihar se divide en cuatro cárceles separadas. Internos de las cuatro cárceles participaron en el curso de abril.
El curso fue la culminación de una serie de acontecimientos que comenzaron hace aproximadamente 20 años. El primer curso de Vipassana en una prisión india fue conducido en la cárcel central, de Jaipur, por la invitación del Sr. Ram Singh, el entonces Secretario del Gobierno del Estado Indio de Rajasthán (similar a un gobernador en los EE.UU.). Ram Singh, es un entusiasta practicante de Vipassana, el estaba impaciente por ver si la técnica podría ser eficaz en solucionar problemas en la sociedad y el gobierno, tanto como lo hace con los problemas que enfrentan los individuos.

El resultado de esos dos cursos, y de un curso para funcionarios de la policía en la Academia de Policía de  aipur, fue muy inspirador. Sin embargo, debido al cambio de gobierno en el Estado y el cambio de los directivos claves, el programa de Vipassana en las cárceles no pudo seguir por mucho más tiempo. Ram Singh jubilado posteriormente del servicio al gobierno, fue uno de los primeros profesores auxiliares designados por S.N. Goenka. Cuando él dijo al Sr. Goenka de su decepción por que los cursos en la prisión no continuaran, el Sr. Goenka respondió: "No se preocupe. Las semillas de Vipassana se han sembrado. El tiempo indicado llegara nuevamente."

Y la ocasión llego, después de casi quince años, cuando un curso conducido por un profesor auxiliar fue celebrado en la cárcel central de Jaipur en 1990. Esto fue seguido por seis cursos de prisiones en la cárcel central de Baroda dentro del estado Indio de Gujarat, que comenzaron en 1991. Estos cursos han sido el tema de varios estudios sociológicos que han concluido que Vipassana tiene un marcado impacto positivo en el comportamiento y la actitud de quienes lo toman. Un sentimiento muy común--el deseo de venganza--perceptiblemente se reduce o se elimina enteramente cuando los prisioneros practican Vipassana. Las relaciones entre los reclusos y el personal de la cárcel se vuelven mucho más armoniosas, y la autodisciplina mejora dramáticamente, disminuyendo la necesidad de la supervisión y de castigos agresivos por parte los funcionarios de la cárcel.

CÓMO LLEGO VIPASSANA A LA CÁRCEL DE TIHAR

Organizar un curso para mil estudiantes era una empresa ambiciosa. Era el resultado de una colaboración única entre varias personas dedicadas a mejorar las condiciones de algunos de los miembros más desafortunados de la sociedad. En julio de 1993, Ram Singh recibió una carta de su colega anterior del gobierno, el Sr. M.L. Mehta, el Subsecretario del Ministerio del Interior, del gobierno de la India. Él preguntó si un curso de Vipassana se podría organizar en la cárcel central, de Tihar. Esta invitación del gobierno de la India fue reforzada por la entusiasta ayuda de la Inspectora General (IG) de las prisiones, de Nueva Delhi, la Dra. Kiran Bedi.

La Sra. Bedi es una reformadora social notable, ella es bien conocida en la India por su singular carrera como oficial de policía. Ahora, con 45 años, ella fue la primera mujer reclutada para el servicio de policía de la India en 1972. La conocen por su valor, energía dinámica y dedicación profunda a ayudar a la gente a liberarse de su sufrimiento

En mayo de 1993 la Dr. Bedi fue designada como IG(Inspectora General). La situación en la prisión de Tihar, según lo descrito por el superintendente de la cárcel nro. 2, Sr. Tarsem Kumar, era triste:

    "Para agregar a los graves problemas de sobrepoblación, de la inadecuada higiene, del poco aire libre, etc., el personal de la cárcel fue entrenado bajo las viejas reglas donde el método de control era oprimir, privar, aislar y castigar. El personal creía que la opresión y la imposición de las máximas restricciones a los internos harían que sufrieran tanto, que una vez liberados no cometerían otra vez crímenes por el miedo de ser enviados de nuevo a ese infierno. Pero ellos estaban equivocados. Después de su liberación, muchos presos regresaban, y algunos presos que eran encarcelados por pequeños crímenes incurrían en crímenes más serios después de su liberación, aprendiendo en Tihar cómo hacerse mejores y más grandes criminales. Uno de los miembros de la Comisión de Planeamiento de la India comentó, correctamente, que los presos en Tihar hacían su Postgrado en crimen. Tihar criaba a criminales, no reformaba ciudadanos."

A partir del primer día en su nuevo puesto, la Sra. Bedi declaró que ella deseaba transformar a la prisión de Tihar en un ashram (casa de retiro espiritual) en el plazo de seis meses. Ella fijó inmediatamente sobre la institución una gran serie, de reformas innovadoras y eficaces, que dieron lugar rápidamente a una mejora dramática en la atmósfera. La dirección ejemplar de la Sra. Bedi y las reformas encaminadas son motivadas por una convicción fuerte de que las prisiones deben ser instituciones de rehabilitación, y no de castigo.

Según lo expresado por el Superintendente Kumar:

    "Ella quería que todos sintieran que los prisioneros no son rechazados por la sociedad sino que están separados de ella, y que si ellos están listos para cambiar, se les dará la bienvenida con los brazos abiertos. Ella nos dijo, que hay poca diferencia entre los internos y nosotros, un límite muy fino. Ellos perdieron el equilibrio de su mente. Pero también nosotros muchas veces nos enojamos y hemos perdido el temperamento, sin embargo, por suerte, no estamos atrapados dentro de esta prisión. Creo que a cualquiera, si se le da una oportunidad, intentará cambiar, y deseo darles esa oportunidad… Necesitamos crear fe y confianza en vez de desconfianza… Si tenemos éxito al usar el entendimiento y la compasión para ayudarlos a cambiar, el porcentaje de reincidencia [recaída en un comportamiento criminal] disminuirá dramáticamente, y la sociedad será la beneficiada."

Un día a las pocas semanas de estar en su nuevo puesto, la Sra. Bedi estaba en su recorrido por la prisión con uno de los superintendentes auxiliares. Como reflejo de la agonía que ella vio por todas partes, ella reflexiono en voz alta: "¿Cómo podremos encontrar una solución a los problemas emocionales de estos presos?" Su colega de la cárcel contesto: "¿Señora, por qué no intentar con Vipassana? Esto es lo qué me ha ayudado a disminuir mi agresividad." Por coincidencia, el Sr. M.L. Mehta del Ministerio del Interior le había recomendado Vipassana casi al mismo tiempo. La Señora Bedi hizo investigaciones y entró en contacto con el Sr. Ram Singh en Jaipur. Él le aconsejó que el primer paso para introducir Vipassana en Tihar fuera que algunos de los funcionarios de la cárcel tomaran un curso.

La Sra. Bedi tomó una drástica decisión para enviar a algunos de los miembros más agresivos del personal de su cárcel a atender a un curso de Vipassana. Estos funcionarios eran autoritarios y poco pacientes, sintiendo que ellos no necesitaban corrección. Con todo cuando volvieron del curso de diez días de Vipassana, sus interacciones eran marcadamente más agradables y cooperativas, según lo confirmado por colegas e internos igualmente. Esto dio a la Sra. Bedi y a los otros coordinadores de la cárcel confianza en que la Técnica de Meditación Vipassana era de hecho un método eficaz de reforma.

LOS PRIMEROS CURSOS EN LA PRISIÓN

El primer curso en Tihar fue celebrado a fin de noviembre de 1993 en la cárcel Nro. 2, que contiene la parte más dura de la población de Tihar: el diez por ciento que ha sido condenado. El curso fue conducido por Ram Singh y dos otros profesores auxiliares. Noventa y seis presos y el personal de 23 cárceles participaron. En el día de cierre, a través de un micrófono abierto, muchos presos expresaron su alegría en encontrar una técnica, por la que uno mismo se libera, en este desafortunado lugar. Muchos dijeron que con la práctica de Vipassana se dieron cuenta que no albergaban mas deseos de venganza por los responsables de su encarcelamiento en Tihar, es mas, los bendecían porque esto los llevo a contactarse con Vipassana.

Los presos en broma le dijeron al Sr. Ram Singh que no lo dejarían salir de la cárcel hasta que él prometiera tener más cursos de Vipassana allí pronto. El Sr. Ram Singh estaba levemente desconcertado; él pensó que no era posible confirmar fechas para más cursos en tan poco tiempo. Sin embargo, entró en contacto con el Sr. Goenka, y los arreglos fueron hechos rápidamente para que seis profesores auxiliares vayan a Tihar en el día de Año Nuevo de 1994, para conducir cuatro cursos simultáneos en tres cárceles.

Un total de cerca de 300 presos participó en los cursos de enero. Las noticias de esto fueron tomadas por los servicios de cables nacionales y anunciadas en todos los periódicos importantes de la India. Los informes también aparecían en la prensa internacional. La Sra. Bedi declaró públicamente que ella había estado buscando un método que trajera una transformación a los prisioneros, y que lo había encontrado a través de la meditación Vipassana.

En privado, la señora Bedi dijo al Sr. Ram Singh que sería de su agrado que la población entera de la prisión experimentara las ventajas de la práctica; y, eso a la velocidad que iba, tomaría años. Ella sugirió que un curso grande para mil presos se celebrara. El Sr. Ram Singh recordó la predicción del profesor de S.N. Goenka, Sayagyi U Ba Khin, de Rangoon, Birmania. Cuando Sr. Goenka llego por primera vez a la India para enseñar Vipassana en 1969, sus cursos eran muy pequeños. Catorce personas atendieron al primer curso. Después de alrededor de un año, la noticia se expandió muy rápidamente, y el número de gente que solicitaba los cursos de Vipassana comenzó a crecer. La noticia, llego hasta Sayagyi en Birmania: el Sr. Goenka había enseñado un curso para 100 personas (un número asombrosamente grande en esos días). Sayagyi declaró: "¡Un día Goenka enseñará a 1.000 personas!" Cuando el Sr. Ram Singh recordó esta predicción, él reflexiono que esto podría hacerse realidad dentro de las paredes de la prisión de Tihar.

EL CURSO PARA MIL INTERNOS

La Sra. Bedi selecciono y organizó un sitio conveniente para acomodar a más de mil internos de la cárcel, al Sr. y a la Sra. Goenka, y a un gran equipo de profesores auxiliares. Una gran sala era necesaria para las meditaciones diarias en grupo y los discursos de la tarde. En la cárcel numero 4 dos edificios nuevos estaban a punto de terminarse y había varias salas que contenían presos en un área muy cercana. Este sitio fue seleccionado para el gran curso próximo. El departamento de obras públicas del gobierno de la India aceleró la terminación de los edificios nuevos con la ayuda de varios internos expertos de la cárcel. Con el espíritu productivo y cooperativo que ahora estaba prevaleciendo en la prisión, los internos cavaron zanjas de drenaje, pusieron tuberías, escardaron y nivelaron una gran área y ayudaron en la construcción de una enorme shamiana (una carpa al aire libre). Poner más de mil presos juntos en una carpa sin vigilancia coercitiva era un alto riesgo de seguridad, una extraordinaria tarea.

En la tarde del 4 de abril, unos 1.000 estudiantes masculinos se encontraron en la enorme carpa de la cárcel Nro 4 para recibir las instrucciones de apertura del Sr. Goenka. Simultáneamente, el primer curso de Vipassana para internas femeninas comenzó en la cárcel Nro 1, en el que participaron 49 internas y fue conducido por dos profesoras auxiliares Mujeres. Trece profesores auxiliares masculinos, cada uno con un grupo de 75 a 100 estudiantes, ayudaron a conducir el curso de hombres. Los profesores eran asistidos por varios servidores muy entrenados de afuera de la prisión, y cerca de 60 "Estudiantes Antiguos" prisioneros que servían por primera vez.

El Noventa por ciento de los internos estaban en Tihar sin condena, es decir, que aguardan el resultado de sus juicios; el otro diez por ciento ya conocían sus condenas. La mayoría de los estudiantes en el curso de abril se encontraban sin condena. Habían sido acusados de crímenes y delitos que se extendían desde tráficos de drogas y robo hasta asesinato, actos de terrorismo y violaciones. Eran de orígenes religiosos diversos, incluyendo Hindú, Musulmán, Sikh, Cristiano, y Budista. Más de un tercio eran analfabetos.

Veinte internos extranjeros atendieron al curso de hombres; ocho al curso de mujeres. Eran de muchos países incluyendo Alemania, España, Francia, Italia, Sri Lanka, Afganistán, Sudáfrica, Nigeria, Somalia, Tanzania, Senegal, Canadá, y Australia.

En las primeras horas del Día 1 del curso, una tormenta repentina --inusual por esa época del año-- descendió sobre las instalaciones. La lluvia y los fuertes vientos causaron que el techo y las paredes de la carpa se derrumbaran. Todas las mantas y cojines de meditación fueron empapados totalmente. Una reunión de emergencia para los profesores asistentes fue convocada a las 3:30 de la mañana para idear una manera de salvar el curso del total colapso: La Sala era un caos y los fuertes vientos todavía soplaban. Cuando el Sr. y la Sra. Goenka vinieron a supervisar la escena aconsejaron que el programa del curso continuara y que todo pronto estaría bien.

El Sr. Meena, superintendente de la cárcel, arribó y preparo un sistema de alto parlante de emergencia de la cárcel, para transmitir las instrucciones y cánticos en las barracas, donde los profesores auxiliares se dirigieron para meditar y guiar a los internos. Después de desayuno, el tiempo comenzó a aclarar, y una masiva operación de salvamento fue lanzada. Un equipo grande de los presos que no atendían al curso comenzó la valiente tarea de rehabilitar la "Sala". Se movieron más de 1.000 cojines afuera, para que se sequen al sol, se cosieron numerosas secciones del material rasgado, se reinstalaron los ventiladores de techo y los cables eléctricos, y se secaron las áreas que tenían charcos de agua. A las 7 P.M., la carpa estaba lista para volver a albergar a los estudiantes, para escuchar el primer discurso de Sr. Goenka. ¡El primer gran obstáculo había sido superado con éxito!

Hubo muchas otras dificultades implicadas en la conducción de un curso para tanta gente en condiciones tan precarias y saturadas . A pesar de las inconveniencias, el curso procedió suavemente, y en el último día era evidente que algo único había sido alcanzado. Mas del diez por ciento de la prisión había terminado un curso de Vipassana, incluyendo muchos que nunca hubiesen podido haber entrado en contacto con la enseñanza bajo otras circunstancias.

Éste era el mayor curso que el Sr. Goenka había conducido en más de un cuarto de siglo de enseñar Vipassana. Cada tarde recitó discursos en Hindi, y contestó a preguntas de los estudiantes por 30 a 45 minutos. Los discursos fueron grabados para la difusión por Zee TV, y la compañía Pan-Asiática de la televisión por cable.

EL PRIMER CENTRO PERMANENTE DE VIPASSANA EN UNA PRISIÓN

El curso preparo el camino para la apertura del primer centro permanente para la práctica de la Meditación Vipassana en una prisión. Después de la meditación final del 15 de abril, una asamblea de cerca de 1.100 estudiantes, el personal de la cárcel y los huéspedes fueron testigos de la inauguración del nuevo centro de la meditación creado por el gobierno de la India en la cárcel Nro 4. En el plazo de tres semanas, el centro de Tihar comenzó a celebrar dos cursos de diez días por mes para los estudiantes de las cuatro cárceles.

Vipassana ahora es reconocida como un método eficaz para reformar presos. Después del éxito de los cursos de enero en Tihar, el Ministro del Interior llamo a una reunión de todos los Inspectores Generales de Prisiones de la India, y fue adoptada la propuesta de introducir Vipassana como una medida de reforma en todas las prisiones en el país.

Durante el curso, un periodista preguntó al Sr. Goenka porqué Vipassana es bueno para los presos. Él respondió: ¡"Vipassana es bueno para todos! Somos todos prisioneros de los patrones negativos de conducta de nuestras propias mentes. La práctica de Vipassana nos libera de esta esclavitud… Vipassana es una herramienta que puede ayudar a toda la gente que sufre, las que están detrás de las rejas separadas de sus familias, como para aquellas que no lo están." Él dijo: "Lo qué está sucediendo en Tihar es un mensaje de esperanza que beneficiará al mundo entero."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Anécdotas de Varios Cursos en Prisiones

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En el día 10 del curso de Enero en Tihar, llegó una orden de libertad para uno de los internos que estaba en el curso. Sus parientes habían llegado para llevarlo a casa. De acuerdo con las reglas de la prisión, un interno no puede quedarse encarcelado una vez que una orden de libertad se ha emitido. El joven hombre insistió que le permitieran quedarse hasta que finalizara el curso. Las autoridades de la prisión fueron insistentes en que el debía irse, pero él se rehusó. ¡Su familia estaba atónita! Finalmente, él convenció a sus parientes para que firmaran una declaración diciendo que no presentarían un juicio en contra de la prisión. Mientras los internos se sentaban para el discurso de la tarde, sus parientes estaban ocupados llenando varios documentos. Él obtuvo su deseo: le fue permitido quedarse durante la noche. Luego de participar en la sesión de cierre del curso durante la mañana siguiente, abandonó la prisión.

Un convicto llamado Baba Satyan Baiya está condenado a cadena perpetua en la Cárcel Central de Baroda en Gujarat por asesinar a 3 miembros hombres de una familia a plena luz del día en una ciudad densamente poblada. Después de asistir a un curso de Vipassana en la prisión, tuvo un cambio completo de corazón. Se humilló delante de las mujeres cuyos esposos había asesinado, y les rogó por su perdón. Más aún, tomó la responsabilidad de mantener a las familias que están sufriendo por su crimen. Las mujeres lo aceptaron como su hermano de por vida.

En el día final del curso de Noviembre en Tihar, un convicto se dirigió a una reunión de 2.000 personas, incluyendo miembros de la prensa. Él dijo que, durante su estadía en la prisión, había preparado meticulosamente planes escritos para asesinar al juez que erróneamente lo había condenado. En el día séptimo del curso de Vipassana, sin embargo, quemó los planes, porque ya no sentía ningún deseo de venganza.

Un hombre de 30 años cumplió condena de 7 años en la Cárcel Central de Baroda por robo en bancos. Había escapado una vez de la prisión. Había estado tramando la venganza de su padre, quién había sido asesinado por terroristas. Después de tomar un curso de Vipassana, dijo: "Es bueno que yo haya asistido a este curso. De otra manera, no habría descansado hasta obtener mi venganza. Ahora me siento puro, saludable y libre de pensamientos criminales." Cuando fue liberado en 1992, fue a uno de los centros establecidos de meditación Vipassana en India para tomar otro curso antes de retornar a su hogar en Punjab.

Fuente: http://www.prison.dhamma.org/spanish/

Academia Espiritual de Yoga ANANDA