La meditación en espiral yang

La idea de la espiral Yang, en la cual los seres humanos que participan son puestos en un modo preciso, en conformidad con la sucesión de los doce signos del zodiaco, para beneficiar así, por los fenómenos complejos de resonancia que se desencadenan en este momento, tanto por un aflujo de energía Yang, que llena el aura misteriosa de los seres, como y por las energías astrales fundamentales y benéficas de los planetas del nuestro sistema solar y de las constelaciones, se me fue revelada en un momento dado, en una meditación yoguica”.  prof. yoga Gregorian Bivolaru

Por consiguiente, podemos afirmar que, hoy en día, el ESPIRAL YANG hecho por grupos grandes de hombres es un descubrimiento de la escuela Rumana de Yoga. Ya existen cientos relatos para mostrar sus efectos benéficos, tanto al nivel físico, como al nivel bioenergético, psíquico, mental y espiritual. Algunos de estos fenómenos pueden ser percibidos unas semanas después de la participar a una meditación en espiral.

Por agarrar cada uno la mano de otro, los seres comunican telepáticamente y energéticamente. Este proceso complejo de RESONANCIA despierta en cada uno de ellos un osmosis fluido, que los pone gradualmente en comunión con las energías sutiles Yang del Macrocosmos y con las doce tipos de energías astrales, que provienen desde las doce constelaciones zodiacales que son canalizadas en espiral Yang, por resonancia, por los participantes de cada signo zodiacal. Este estado inefable de armoniosa mezcla fluida, hace sentir a cada uno de los participantes - siempre en proporción directo con el número de los participantes a la meditación en espiral – un estado intenso-eufórico, espiritual de HOMBRE COSMICO, PERFECTO. Este es un estado ideal que nos puede permitir vivir en nuestro propio ser la influencia astral de los otros once signos del zodiaco y, junto con nuestro propio signo, podemos resentir un estado de sublime unidad con todos los influjos sutiles benéficos de las doce constelaciones del zodiaco.

Todas estas vivencias enriquecen el alma y la mente de cada participante con una gama elevada de estados elevados.

Existen ya muestran científicas que relevan el fuerte efecto benéfico de la meditación yoguica en espiral. Por ejemplo, los resultados del proyecto científico de Princeton (afuera de cualquiera implicación emocional, es decir que ellos no pertenecen a nuestra escuela) en el tiempo de una meditación hecha por 5 miles participantes, enfatizan sin duda el fuerte impacto positivo sobre la conciencia del hombre. La meditación en espiral Yang está capaz de transformar y armonizar el campo sutil mental, tanto de los participantes, como de los seres humanos que se encuentran a una larga distancia del punto foco (emisor) del espiral. Estos resultados son verificables, claros, objetivos, en perfecto acuerdo con la visión de las ciencias de la frontera.

Academia Espiritual de Yoga ANANDA