LAS PROFECÍAS QUE FUERON HECHAS POR LA VIRGEN MARÍA EN FÁTIMA, SE PROLIFERAN EN EL HORIZONTE, EN UN FUTURO CERCANO, Y ALGUNAS DE ELLAS SON, A LA VEZ, INDIRECTAMENTE CONFIRMADAS POR LOS CIENTÍFICOS (la segunda parte)

Lean aqui la primera parte del primer capitulo del Programa Planetario de Acción Úrgente "NO APOCALIPSIS"

Si  estimáramos sus costos, tal “apocalipsis” costaría más de 2.000 billones de euros
Si tratamos de estimar los costos que tendría tal desastre, en un primer análisis, se constata que el mismo se elevaría a algunas fabulosas sumas de más de 2.000 billones de Euros. Esta cifra correspondería solamente al primer año posterior a tal catástrofe, desencadenada por una “bola de fuego” plasmática. La Academia Nacional de Ciencias (NSA) de EEUU, estima que el periodo de recuperación podría durar entre 4 y 10 años. Pero debemos darnos cuenta que tanto los costos como el periodo de tiempo que arrastraría son enormes. De algún modo, es perfectamente legítima la siguiente pregunta ¿las naciones de los países que de un modo integral poseen una tecnología avanzada podrían volver a serlo alguna vez? Parece que las regiones más vulnerables serían las que se encuentran especialmente en la esfera nórdica. Estos países que se encuentran en la proximidad del Polo Norte, como Suecia y Noruega por ejemplo, ya son conscientes de que a pesar de que el periódico espectáculo de la aureola boreal es visualmente deslumbrante para observar y adorar, representa a la vez una continua amenaza para las redes eléctricas instaladas allí. Sin embargo, la instalación de algunas redes de voltaje muy elevado hace que los países que se encuentran mas hacia el sur lleguen a estar bastantes vulnerables en el caso del impacto con tal cuerpo de plasma solar. Por ejemplo China esta a punto de implementar una red eléctrica de 1000 KV, que duplica el voltaje de las redes de los Estados Unidos. Tal red eléctrica es, lamentablemente, también un medio propio para la propagación del desastre que inducirían las adversas condiciones meteorológicas espaciales.
Si analizamos con atención la situación, de hecho descubrimos que tampoco Europa está lo suficientemente preparada para enfrentar tal catástrofe. Las redes eléctricas europeas están de un modo interconectadas y justamente por esto son extremadamente susceptibles a la posibilidad de destruirse una después de otras (en un efecto domino). En el año 2006 el controlado cese del suministro de energía eléctrica en una zona de Alemania, para permitir a pasar seguramente bajo los cables de gran voltaje - generó una caída en secuencia del suministro de energía eléctrica en todo el oeste de Europa. Solamente en Francia más de cinco millones de seres humanos permanecieron sin electricidad por más de dos horas. Estos sistemas son tan complicados, que los mismos especialistas parecen no ser capaces a entender los efectos de las modificaciones de sus condiciones de funcionamiento, ya sea que entonces estos aparezcan en un único punto del planeta.

Hay sin embargo una posibilidad (muy pequeña que no es para nada certera) de saber si tal “bola de fuego” plasmática impactará contra la Tierra

Hay también una noticia buena, que no es para nada segura en esta dirección. Si existiera un sistema de advertencia lo suficientemente rápido como para prevenirnos inmediatamente de que tal “bola de fuego” plasmática se orienta hacia la Tierra, casi sobre el momento del impacto, las compañías distribuidoras de electricidad, podrían tomar las medidas de precaución y podrían limitar o interrumpir la transferencia de energía eléctrica, de tal modo que estos “picos” de tensión descontrolada no desencadenarían después la destrucción de todos los transformadores, a través de un desastroso efecto domino en las redes eléctricas.
Es necesario observar de un modo realista esta posibilidad porque aun si se supiera que tal bola gigantesca de fuego plasmático se está orientando hacia la Tierra y que a continuación impactaría sobre nuestro planeta quedaría un corto tiempo al máximo quince minutos (del cual dispondríamos para cambiar el curso de los eventos), este tiempo seria muy corto para actuar eficientemente, aún actuando con prontitud, tomándose todas las medidas impuestas en el caso del desenlace de tal situación que podría desencadenarse después de esta catástrofe a la cual nos referimos. Con respecto a este aspecto debemos notar que las noticias malas no terminan aquí, porque actualmente de un modo paradójico los sistemas de advertencia que existen no son seguros y cuanto más computarizados y mas automatizados son, llegan a ser más vulnerables y menos eficientes.
Con respecto a todos estos aspectos es necesario saber que el sistema de advertencia más importante en el caso de orientarse hacia la Tierra tal esfera plasmática de fuego lo constituye el satélite NASA denominado con la sigla ACE (Advance Compocition Explorer). Lanzado en el año 1997 el satélite ACE orbita alrededor del así llamado punto de equilibrio L1 del sistema gravitacional Tierra-Luna-Sol. El monitoreo continuo, a través de sus sentidos, de los vientos solares y de otras corrientes energéticas, hechas por partículas de alta energía emitidas por la esfera solar le permite proporcionar casi en tiempo real los informes y advertir con un mínimo de quince minutos y un máximo de una hora antes del desencadenamiento de tal catastrófica tormenta geomagnética (que sobrecarga las redes eléctricas e interrumpe las comunicaciones). La falta de precisión del satélite ACE determinó a la NASA a que en 2006, lanzara las dos sondas espaciales de la misión ESTÉREO para preveer mas exactamente la dirección y la velocidad de desplazamiento de las “bolas de fuego” plasmáticas y la probabilidad del impacto contra a la Tierra. Pero, con respecto a este aspecto, debemos ver las cosas de un modo cuanto más realista sea posible, y darnos cuenta que aun si se supiera con exactitud que la Tierra será impactada por tal “bola de fuego” plasmática, las compañías de transporte de electricidad necesitarían al menos un cuarto de hora para preparar todos los sistemas frente a tal critico evento que podría tener consecuencias catastróficas. Algunos científicos estiman que, en el caso de ciertos eventos del tipo Carrington, la emisión masiva de plasma que surge desde la corona solar bajo la forma de “bolas de fuego” pueden llegar luego hasta la Tierra en menos de quince minutos, contando desde el momento en el cual llegan a la posición del satélite ACE. Además, debemos mencionar que tanto dicho satélite (ACE) y sus componentes, como las sondas ESTÉREO ya han superado el tiempo planificado de su funcionamiento. Los detectores a bordo del ACE ya han perdido, luego de tantos años, la exactitud y sensibilidad que deberían tener y no se sabe cuando van a dejar de funcionar bruscamente, pudiendo caer, incluso durante, por ejemplo, el próximo flujo extremadamente fuerte de  radiaciones solares. Desgraciadamente, en el futuro cercano, no se advierte de un sustituto para el satélite ACE o para las sondas ESTÉREO.
Otros satélites de observación solar que ya se encuentran en uso, como el satélite SOHO, (que es un observador solar y Heliosférico) podrían ofrecer cierto tipo de advertencia, pero con informaciones menos detalladas y – ¡aspecto muy significativo! - mucho mas tarde. Por el hecho de que este satélite SOHO podría advertirnos solamente luego de que la catástrofe ya hubiera sucedido, la ayuda que nos podría ofrecer prácticamente es inexistente.
La forma en la que se implican la mayoría de los especialistas y políticos para resolver este problema es minima actualmente y por la inconsciencia e ignorancia en la que nos encontramos no se toma muy en serio esta posibilidad que nos amenaza en cada momento, hasta que tal desastre impacte contra el planeta Tierra generando a continuación de ello docenas de millones de victimas. Tomando en consideración las estimaciones de algunos sabios e investigadores, lo mas probable es que tal tormenta solar se desencadene (entonces cuando tales “bolas de fuego” plasmáticas podrían muy probablemente chocar contra el planeta Tierra) en el otoño del 2012, en el mismo tiempo en el que está pronosticado el desenlace del siguiente máximo de la actividad de las tormentas solares. Algunas fuentes afirman que en el periodo de los Equinoccios, por la orientación especifica del eje de rotación de la Tierra con respecto al plano orbital, el sistema energético mundial tiene un consumo reducido en las redes eléctricas y de esta manera llega a ser mas vulnerable frente a la aparición de algunos “picos” bruscos de energía provocados por el asalto de tales “bolas de fuego” plasmáticas.
De un modo realista debemos darnos cuenta y pensar que, si de aquí a tal difícil momento el satélite ACE dejase de funcionar, o si una “bola de fuego” plasmática impactara la Tierra mucho mas pronto de lo que el dispositivo pudiese detectar, las consecuencias que podrían aparecer posteriormente sobre el planeta Tierra serán catastróficas e inevitables. Tal calamidad podría, sin duda, destruir una gran parte de la Tierra, o según algunas estimaciones todo el planeta, en un periodo de caos terrible que podría durar al menos dos o tres años. Es necesario que en esta dirección correlacionemos de un modo inteligente y a la vez, apelemos a nuestra intuición para constatar una semejanza asombrosa (que podría hacernos pensar seriamente) entre la visión aterradora que presenciaron miles de seres humanos en Fátima (cuando el astro solar parecía haberse descolgado del cielo orientándose hacia la Tierra a una amenazante velocidad) y las recientes estimaciones de los sabios y de los investigadores que advierten a su turno la aparición de tales tormentas solares que podrían impactar sobre el planeta Tierra en el año 2012. Todo esto tendría que darnos para pensar más y más allá de esto, tendrían que alarmarnos seriamente. Debemos hacer algo, porque si permanecemos en inercia y larvaridad, levantando los hombros, diciendo: “no me interesa”, o “nada puedo hacer”, podría tener consecuencias desastrosas no únicamente sobre el planeta Tierra, sino que esta catástrofe, a la vez, podría afectarnos, de un modo grave e irreparable, a cada uno de nosotros arriesgándonos a la muerte de muchos de nosotros.
Los grandes sabios del planeta han afirmado, siempre, que frente a tal situación grave, cada acción adecuada es absolutamente superior al estado de inacción y larvaridad, es necesario que las informaciones que presentamos en este librito sean tomadas seriamente en consideración y que nos ayuden a movilizarnos a cada uno y a todos nosotros a la vez, para que a partir de ahora y en adelante actuemos al unísono para lograr de este modo, con la ayuda que nos viene de Dios (solamente cuando la pedimos) que tal catástrofe sea evitada por medio de nuestras orientadas acciones que deberían operar desde ahora en adelante sin interrupción, al unísono.
Esta situación alarmante que se vislumbra en el horizonte (en el futuro cercano), es aun de millones de veces mas grave de lo que podrían darse cuenta los ignorantes, superficiales y escépticos. Tomando en consideración todos los datos y los pronósticos de los científicos nos podemos dar cuenta de que tal catástrofe tiene un 99% chances de desencadenarse sobre el planeta Tierra, si todos nosotros ( quienes ya sabemos esto y, aun mas, conocemos que hay un método simple y eficiente para la detención de tal catástrofe) no comenzamos a actuar desde ahora en adelante con toda la perseverancia necesaria y mucho entusiasmo, manifestando, a la vez la esperanza, de que Dios escuchará nuestra oración colectiva, nuestro pedido sincero, humilde y lleno de fe, y responderá sosteniendo a cada uno de nosotros (quienes actuemos así como es necesario), para eliminar ahora, cuando aún hay tiempo tal catástrofe amenazadora, a todos y a cada uno respectivamente. Saber y no actuar, según nuestras capacidades - implorándole a Dios, para que manifieste a través de nuestro ser la Omnipotencia y la Compasión para lograr con Su ayuda que sea evitada tal catástrofe - constituye una cobardía que podría tener consecuencias mortales en el futuro próximo, previamente confrontándonos, cada uno a su turno y todos al unísono, con una multitud de sufrimientos, los cuales si actuamos ahora, es posible hacer que no aparezcan nunca mas. Como consecuencia, ahora, más que nunca nos encontramos frente a una decisión, encrucijada extremadamente importante:
- No hacer nada, quedarnos en inercia, en larvaridad, en indiferencia, moviendo los hombros y diciendo: “Tonterías, yo no creo en estos disparates, nunca van a pasar tal cosas, no me interesan estas cosas” y en el caso de tal actitud egoísta, cobarde, aceptando por las demoníacas dudas en las cuales nos complacemos, que no hay nada para hacer, porque nunca va a producirse tal cosa. En tal caso, nos confrontaremos después sin demora con la imprevisible e irreparable catastrofe que nos hará después decir “que tontos fuimos, que inconsciente, actué como un cretino” complaciéndonos en no tomar en serio todas estas advertencias, tanto las que la Virgen María presentó con anticipación en Fátima frente a la aterradas miradas de docenas de miles de seres humanos, como las de los científicos con respecto a la aparición de tal desastre.
O empezar a actuar con prontitud, cada uno según sus posibilidades, realizando diariamente desde ahora en adelante al menos tres veces por día el MÉTODO SUPREMO Y EFICIENTE que proponemos, que va a generar la necesaria actividad al unísono que podría evitar tal catástrofe a través de la ayuda inmensa que se va a manifestar a través de nosotros viniendo desde Dios Padre al cual le pedimos ayuda y le imploramos que manifieste en y a través de nuestros seres la Omnipotencia y su Gracia”. Si hacemos esto, tenemos todas las chances y  podríamos esperar que tal catástrofe no sea desencadenada nunca.
De otro modo, tanto las profecías de la virgen María hechas en Fátima, como la visión que ella ofreció a docenas de miles de seres humanos que la presenciaron tuvieron sin duda un significado, este es que si pedimos a Dios Padre con humildad y fe Su ayuda, entonces podemos estar seguros aun con anticipación que esta ayuda demorará en aparecer y de este modo una terrible catástrofe amenazadora, tanto para cada ser humano como para todos al unísono no tendrá más lugar para que aparezca. No debería (extrañarnos y) afectarnos, que de no generarse tal catástrofe, entonces las malas lenguas y los hastiados rían sarcásticamente e ironicen en su tontería e inmensa ignorancia en la que se complacen diciendo con inconsciencia: “todas estas fueron tonterías sin fundamento y como vemos nunca se produjo nada de todo lo que ustedes decían que iba a suceder”. Tal descenlace final de la situación, que para nuestro egoísmo parecería desastroso, seria en realidad un éxito para todos nosotros, del cual podemos agradecer llenos de reconocimiento a Dios padre, porque nos ayudó según su gran misericordia alejando de nosotros esta terrible fuente de sufrimiento de una muerte en terribles condiciones.
Analizando lúcida y objetivamente esta grave situación que se prolifera en el horizonte para todos nosotros, para cada ser en parte, y para el planeta Tierra en el futuro cercano, nos podremos dar cuenta que éste es y permanecerá siendo el único método que nosotros los seres humanos tenemos siempre a nuestra disposición, para hacer que tal catástrofe nunca aparezca. No tiene sentido pensar, que quizás somos muy pocos los que actúan al unísono, que seria posible que Dios no tome en consideración la oración. Tales pensamientos sin sentido, (que tienen como fundamento nuestra falta de fe y nuestra demoníaca duda) no deben existir en ninguno de quienes actuemos diariamente a partir de ahora en adelante según las posibilidades y el tiempo necesario para actuar al unísono, de tal modo que con la ayuda de Dios esta catástrofe no se produzca nunca más. Es seguro que es conforme a nuestros capacidades (si actuamos cada vez unidos en alma y sentidos para lograr que sea evitada esta catástrofe con la ayuda de la omnipotencia de Dios que invocaremos llenos de humildad y fe para que se manifieste a través de nuestro ser), volvernos canales divinos para lograr actuando diariamente contraatacar esta potencial catástrofe, (entonces cuando actuemos al unísono cuantos mas seres sea posible). Es evidente para quienes tienen buen sentido, intuición e inteligencia, que si no hacemos nada, tenemos todas estas posibilidades de que perdamos todo, de morir y entonces, en aquellos urgentes días, nos daremos cuenta que todos los empeñados esfuerzos de acumular todo tipo de bienes materiales, de comprar casas, de juntar dinero, fueron tonterías sin sentido, en vano y aun estupideces. Todo esto no nos ayudará para nada.
Les pedimos a todos a la vez, que manifiesten desde ahora en adelante un estado ejemplar de solaridad y fraternidad, actuado y realizando diariamente este método simple y eficiente para que mediante la ayuda que nos viene desde Dios logremos evitar esta catástrofe que se prevé para el futuro cercano. Especialmente aquellos de ustedes que permanentemente se encuentran en las denominadas “malas lenguas”, los malos intencionados, los malvados, quienes dicen palabras malas acerca de este camino espiritual, debe hacerse el lúcido balance y preguntarse cada uno seriamente, ¡¡¿QUE HE HECHO CON MI VIDA?!!. Luego, llegando a la conclusión de que es el momento de empezar desde ahora en adelante, a ser buenos en algo, (construyendo, creando, ofreciendo, orando, etc.), será extraordinariamente bueno que si ustedes se movilizan, y actúan diariamente al unísono para descubrir de esta manera, muy pronto, que haciendo mucho bien para este planeta, con la ayuda de Dios, a la vez mucho bien, mucha armonía y un nuevo estado interior aparecerá en sus seres, que hasta hora estaban atormentados, llenos de maldad, de ira, permanentemente descontentos, sin que esto les concediera felicidad, salud, bienestar y armonía. Cada uno de ustedes, especialmente, tienen una chance empezar desde ahora a poner el hombro para hacer algo bueno tanto para ustedes como para este planeta para evitar una terrible catástrofe que tiene todas las chances de desencadenarse (si tomamos en consideración así como es debido las profecías que la Virgen María nos ofreció en Fátima junto con la visión terrible, que solamente ahora prueba que anticipaba lo que va a suceder sobre este planeta si todos nosotros y cada uno a su turno no actuamos desde ahora en adelante diariamente en las horas establecidas para hacer lo que es bueno y necesario para la salvación tanto de nosotros mismos como de este planeta de la catástrofe terrible que nos amenaza). Es también muy importante que nos demos cuenta que en la medida en la que cada uno de nosotros (buenos o muy buenos, o malos o muy poco malos), entendemos la urgencia de realizar esta movilización, vamos a tener a la vez la extraordinaria posibilidad de descubrir diariamente en nuestro universo interior que haciendo este bien y utilizando de un modo perseverante este método simple y eficiente la energía divina que pasará a través de nuestros seres cuando llegamos a ser canales misteriosos en y a través de las cuales Dios manifiesta su omnipotencia nos permitirá beneficiarnos a la vez, en gran medida, del bien que hace cada uno y que hacemos tanto para el planeta Tierra como para todos nosotros, los seres humanos.
Realizando diariamente con humildad y perseverancia este método simple y eficiente percibiremos a la vez que la energía misteriosa y divina que se manifiesta a través de nuestros seres, viniendo desde Dios,  (cuando la pedimos) nos transformará, mejorará, nos hará mas sanos, va a elevar considerablemente nuestra frecuencia dominante de vibración y desencadenará simultáneamente en nuestro universo interior procesos profundamente benéficos, divinos, creadores de resonancia oculta, entonces cuando a la vez contribuimos a evitar esta catástrofe que nos amenaza. De esta manera nos convencemos a la vez, cada uno de nosotros, quienes realicemos diariamente este MÉTODO SIMPLE Y EFICIENTE que entonces cuando realizamos acciones muy buenas a la vez cosas muy buenas descubrimos en nuestro universo interior, porque gran parte de esta energía que se manifiesta a través de nosotros cuando actuamos en la hipóstasis de canales divinos, la misma permanece a la vez en nuestros seres y nos transforma acumulándose cada vez mas en nosotros por los acumulativos procesos de resonancia oculta, y de este modo, es posible realizar importantes saltos espirituales, en la medida en la que actuamos con la ayuda de Dios, para que esta catástrofe sea evitada. Como consecuencia vemos que en la medida en la que nos engranamos, cada uno para realizar, al menos tres veces al día, este método simple y eficiente, realizando estas acciones benéficas mediante la ayuda de Dios nos beneficiamos cada vez en una mayor dimensión a nosotros mismos, de este bien que realizamos y de esta manera percibimos simultáneamente un acercamiento mas grande hacia Dios Padre y nuestra relación con El llegará a ser cada vez más profunda y percibiremos de un modo indescriptible, no solamente la existencia de Dios sino también que Él es Omnipotente. La experiencia más importante que vamos a vivir entonces cuando realicemos diariamente este método simple y eficiente es el descubrimiento de la Omnipotencia de Dios Padre, que se manifiesta misteriosamente a través de nuestros seres y de esta manera cada uno de nosotros descubriremos luego cada día que pasa que esta omnipotencia es real y que cuando es invocada con fe y humildad ella es canalizada a través de nuestros seres y dirigida para evitar mediante a Su ayuda esta catástrofe que está por producirse en un futuro cercano. Conociendo ahora todos estos aspectos presentados anteriormente, no debemos poner mas, desde ahora en adelante, en el segundo o tercer lugar la realización perseverante de este método, porque observando con cierta lucidez y responsabilidad nos podemos dar cuenta el resto de las metas mundanas, como lo son nuestros esfuerzos para obtener posiciones sociales, honores, dineros, bienes materiales u otras realizaciones humanas efímeras son de un modo evidente de ínfima importancia en comparación con el peligro de que esta catástrofe pueda desencadenarse (y la cual a la luz de las profecías de la Virgen María en Fátima sabemos muy bien que va a suceder) si todos nosotros y cada uno a su parte no hiciéramos nada para evitar su desenlace. A la vez, descubrimos que en la medida en la cual nos movilizamos diariamente para realizar este método simple y eficiente al mismo tiempo en la medida en la cual a través de nuestro ser Dios actuará y manifestará su Omnipotencia (que es directamente proporcional al compromiso de nuestro engranaje) simultáneamente en nuestro universo interior se producirán gradualmente transformaciones asombrosas que nos van a permitir descubrir (en el tiempo) con alegría, que entonces cuando hacemos mucho bien con la ayuda de Dios, a la vez mucho bien es lo que recibe cada uno de nosotros y de esta manera nos beneficiamos  proporcionalmente al bien de la Omnipotencia divina que se va a manifestar a través de nuestros seres cada vez que realizamos a las horas establecidas este método simple y eficiente.

¿Qué se puede hacer si miramos esta posibilidad desde la perspectiva social del hombre común?
Merece que sea analizada ahora la situación refiriéndonos al punto de vista del hombre común que se entera que esta catástrofe acontecerá en un futuro próximo. Observando esta situación que se prolifera tan gravemente tanto para todos nosotros, como también para el planeta Tierra en un futuro cercano, si nos preguntáramos desde el punto de vista del ser humano común: ¿QUÉ ES POSIBLE HACER PARA REMEDIAR DICHA SITUACIÓN?, la respuesta enseguida va a actuar  como una ducha de agua fría. Por consiguiente, entonces cuando miramos todos estos aspectos desde el punto de vista de un hombre común, sentimos que se prolifera el estado de incapacidad, de ignorancia y como consecuencia ante la pregunta sencilla y normal ¿qué se puede hacer en tal amenazante situación?, la respuesta que recibimos es aturdidora: nadie sabe por ahora qué se puede hacer, especialmente destacando el hecho de que los gobiernos son difíciles de movilizar ante tal crisis que pudiera aparecer entonces en el confrontamiento con tal catástrofe nunca ocurrida hasta ahora. Los encargados de tales decisiones no están acostumbrados en tomar en sus cálculos y tener en cuenta tales desastrosos eventos que suceden con una frecuencia baja o mínima, así como estos eventos de una naturaleza cósmica, que ocurren aún muy pocas veces, quizás una o dos veces en una civilización.
Sin embargo es necesario no olvidar que la creme de este planeta sabe muy bien que este peligro es gigantesco, y se dieron cuenta de su inminencia y justamente por eso construyeron bases secretas profundas debajo de la tierra, construyeron Bunkers sobre los cuales la inmensa mayoría de los habitantes de este planeta ni siquiera saben y tampoco pueden creer que existan por la tontería o falta de conocimiento en la cual se complacen. Correlacionando todos estos aspectos, nos podemos dar cuenta que las autoproclamadas “elites” llenas de odio y de astucia (que lamentablemente manipulan las masas desde la sombra y manejan los controles del poder de este planeta, planeando a la vez todo tipo de crímenes y genocidios planetarios, manipulando genéticamente virus en laboratorios para matar cuanto mas seres humanos sea posible) son sin embargo en la corriente de todas estas perspectivas catastróficas y tomaron algunas medidas de precaución frente a la inminencia de tal catástrofe planetaria, están listos para retraerse en seguida en los refugios que tienen debajo de la tierra en donde planean permanecer ya que tienen muy grandes reservas de comida, disponen de generadores que les aseguran la corriente eléctrica, calor y agua por años y podrán vivir seguros solamente ellos, los grandes criminales que contribuyeron plenamente en generar las condiciones para que ocurra un eventual desencadenamiento de tal desastre a través de todos los males que han hecho y que permanecen haciendo cada vez mas en los últimos tiempos. Analizando todo esto nos podemos dar cuenta porqué la elite de la Masonería mundial, en frente con los así llamados “iluminados” ya han construido bases secretas, Bunkers, que se encuentran en las profundidades de la tierra en las cuales, cuando lo necesiten, podrían esconderse muchos de ellos para vivir refugiados, mientras que la multitud de seres ingenuos y cretinos serían abandonados para morir, si tal catástrofe se produjese en un momento dado. Como consecuencia, veamos que pensaron hacer las “elites” de este planeta: huir justamente como las ratas, esconderse profundamente debajo de la tierra, subsistiendo por la ayuda de reservas de comida y todas las condiciones que ellos crearon mientras las masas gigantescas de miles de millones de seres humanos mueren, sin que a estos criminales ávidos de poder, sádicos y llenos de odio les interese en absoluto estos seres. Observamos qué tiempos apocalípticos nos esperan si no nos movilizamos en actuar todos al unísono ahora cuando aún se puede y no es demasiado tarde. Es evidente que así las denominadas “elites” llenas de odio que quieren matar cuanto mas seres les sea posible, porque ya consideran que somos demasiados en este planeta no les interesa de la alternativa de tal catástrofe porque ya tienen los Bunkers en los cuales encuentran todo lo que necesitan para vivir durante años y justamente por ello no van a mover ni siquiera un dedo para hacer lo que es necesario para que tal cataclismo no se produzca.
En los últimos tiempos las “elites” llenas de odio planean y llevan a cabo el cumplimiento desde las sombras de genocidios planetarios difundiendo a través de aviones los así llamados “chemtrails” (sellos químicos), varias sustancias mortíferas y virus que son esparcidos a través de la atmosfera para provocar la muerte de los pobres seres humanos que  en la ingenuidad, ignorancia y estupidez que los caracteriza observan inocentes cuando ven estos chemstrails sobre el cielo y aun si les dicen sobre la existencia de estas barbaridades mueven de un modo imbécil la cabeza y dicen: ¡NO! ¡NO! ¡¡¡ALGO ASÍ ES IMPOSIBLE!!! ¡NO LO PUEDO CREER! y después permanecen del mismo modo y entonces cuando contraen enfermedades que son fatales como el cáncer, comienzan a tener algunas sospechas pero ya es demasiado tarde porque mientras el cáncer y otras enfermedades mortales los matan, otros ingenuos cretinos miran los sellos de la muerte chemtrails, y exclaman a su turno “!NO ES POSIBLE, ALGO ASÍ NO LO PUEDO CREER!, ¡ES IMPOSIBLE!” y de esta manera, el genocidio planetario planeado desde la sombra por las “elites” de este planeta, frente con los así denominados “iluminados”, continúa porque la inmensa mayoría de los ingenuos cretinos rechazan creer y exclaman de un modo irónico y sin valorarlo “!Todas estas son tonterías!, ¡La teoría de la conspiración!”.
Juntando todas las señales que existen, teniendo en cuenta las profecías de la Virgen María que fueron ofrecidas en Fátima, reflejando la visión aterradora que apareció ante docenas de miles de seres humanos, entonces cuando el Sol parecía caer desde el cielo sobre la Tierra, correlacionando todo esto con la existencia de los Bunkers y las bases subterráneas en las cuales la “elite” maléfica de este planeta se refugiará en el caso en el que se desencadene sobre este planeta la catástrofe que se prolifera, descubriendo que todos estos hechos y señales son profundamente significativas, las mismas muestran que ya vivimos tiempos apocalípticos y justamente por ello, es urgente e imperiosamente necesario que nos movilicemos cada uno en su parte y todos al unísono, para hacer lo que se debe; la realización diaria desde ahora en adelante del método simple y eficiente que será ofrecido en este librito. Mantenernos con las manos cruzadas y mover los hombros diciendo: “Esto no me interesa”, y afirmar: “Todas estas son tonterías” es una actitud cobarde, irresponsable, criminal, si todos los seres actuaran y pensaran de esta manera, tendría consecuencias catastróficas, y si el desastre que acontecerá se desencadena entonces será demasiado tarde y luego no podríamos hacer nada, solamente vivir los momentos apocalípticos y a la vez irrevocables del final, fin que para muchos de nosotros significa una muerte precedida de sufrimiento y terror. Como consecuencia, es evidente para todos nosotros que nos encontramos frente a una elección esencial: la evitación a través de esta acción simple y eficiente de un episodio apocalíptico que aparecerá a través del desencadenamiento de esta catástrofe, realizando diariamente al menos 3 (tres) veces por día este método simple y eficiente que nos permite con la ayuda inmensa que nos puede brindar Dios (si le imploramos), la evitación de esta catástrofe que las revelaciones proféticas de la Virgen María hechas en Fátima anticiparon o complacernos en un estado de indiferencia e inercia que nos llevará inevitablemente a que se cumplan las profecías hechas por la Virgen María en Fátima. Como consecuencia, nos encontramos ante una elección esencial: la vida o la muerte, la normalidad o el desastre, la profunda transformación divina o el sufrimiento que finalizará para muchos de nosotros en la muerte. Aun si las malas lenguas tendrán la tendencia de rechazar con mucha, vehemencia, (encontrando todo tipo de motivos aberrantes), este método sencillo y eficiente que proponemos no deben dejar que sea envenenado el ímpetu y la perseverancia que Uds. tengan por estos “abogados del Diablo” a través de los cuales se manifiesta el infierno y no bajar la oreja a sus especulaciones estériles, sarcásticas y malas.
Aun si a algunos de ustedes les parecía difícil de creer, este método supremo y eficiente que nos fue inspirado por Dios, permanece, siendo por ahora, la única modalidad segura que nos responde a la siguiente pregunta esencial: “¡¿QUÉ SE PUEDE HACER?!”. Si a la inmensa mayoría de los seres que viven en este planeta no les es está para nada claro como podrían actuar y si entre todos los demás nadie sabe por ahora qué se puede hacer, nosotros todos los que sabemos y que ya tenemos una experiencia y aun un éxito por medio de la aplicación de este método no debemos permanecer inertes, indiferentes y perezosos. Sabiendo qué se puede hacer, nos convenceremos cada día mas, que la eficiencia de este método (por medio del gramo de practica que nos ofrecerá luego la experiencia que necesitamos) especialmente para aquellos de nosotros que somos indecisos o levemente escépticos. En la medida en la que percibamos en las horas establecidas que una energía misteriosa entra en nuestros seres y después se acumula para ser dirigida hacia el globo terrestre, nos podremos convencer (por medio de las vivencias profundamente espirituales, divinas, sublimes que van a aparecer en nosotros) de que este método sencillo es a la vez eficiente, y además de todo, nos vamos a convencer de que realizándolo de un modo atento y sistemático vamos a tener a la vez la insospechada posibilidad de transformarnos gradualmente, de un modo profundo y duradero a nosotros mismos, en la medida en la que contribuimos a la vez en la salvación de este planeta, de cada uno de nosotros y de cada ser humano aun si ellos se complacen en reír sarcásticamente y burlarse diciendo que todo es una aberración. Especialmente los seres humanos perversos, tercos, y extremadamente empeñados van a sostener que tal cataclismo es “POCO PROBABLE”, les recordamos que el terrible milagro que tuvo lugar en Fátima en frente de las miradas aterradas de docenas de miles de seres no fue, ni es una casualidad. Esta visión que la Virgen María ofreció a docenas de miles de testigos se muestra solamente ahora como profética y esta a punto de suceder en un futuro cercano si no hacemos lo que es necesario desde ahora en adelante. No debemos esperar que esta visión que la Virgen ofreció a docenas de miles de seres humanos en Fátima se vuelva realidad desencadenando de este modo una catástrofe que después nos puede hacer afirmar repentinamente: “! Mira que al final esta visión se hizo realidad! Que lastima que no la tuve en consideración en el momento en el que me enteré de todo esto porque al final llegó el tiempo de la calamidad y ya es demasiado tarde para poder hacer algo”.
Tomen en cuenta, que así como son presentadas en este librito, todas estas informaciones han sido reunidas y hacen posible, para los seres humanos que tengan una minima inteligencia, buen sentido e intuición ver desde ya que una catástrofe apocalíptica nos espera en un futuro cercano si no hacemos desde ahora en adelante lo que Dios nos ha inspirado, EL MÉTODO SUPREMO Y EFICIENTE que tenemos a nuestra disposición en este librito. Como consecuencia los pobres seres humanos que continúen replicando tontamente: “ALGO ASÍ ES POCO PROBABLE”, nosotros les decimos que no es para nada así, porque en el futuro próximo hay una probabilidad de 99% de que tal catástrofe apocalíptica tenga lugar. Si no existiera un 99% de probabilidades, si todo esto no fuera de este modo entonces la visión aterradora ofrecida por la Virgen María a docenas de miles de testigos en Fátima seria una aberración o un chiste tonto desconcertador y completamente sin sentido. En realidad esta visión, que fue ofrecida a las miradas aterradas de las docenas de miles de seres humanos tuvo un sentido, y es posible que se vuelva una terrible realidad cuando esta catástrofe se produzca en un futuro cercano si nosotros, todos los que sabemos qué se debe hacer, continuamos complaciéndonos en larvaridad diciendo: “ESTO NO ME INTERESA”.
Atando los cabos todas estas informaciones, se muestra que la Virgen María nos ofreció por medio de esta visión terrible la posibilidad de conocer el futuro que nos espera, que de un modo común  podría aparecer con certeza y seguiría con una catástrofe si todos nosotros quienes que sabemos qué se puede hacer no le imploramos a Dios su ayuda para que sea posible a través de su Omnipotencia que esta catástrofe que trata de acontecer en el futuro cercano no tenga mas lugar.
La visión terrible de Fátima nos aparece - en la luz de las previsiones que han sido realizadas por los científicos recientemente - como un futuro terriblemente aterrador que nos espera a todos nosotros y a cada uno en su parte próximamente (si no actuamos de un modo adecuado). ¿Quien podría, de nosotros, decir que tal catástrofe es imposible teniendo en cuenta que sin embargo la visión milagrosa que nos ha sido ofrecida por la Virgen María lo anticipa? ¿Quién podría decir que tal desastre planetario es imposible aun entonces cuando (todos nosotros y cada uno en parte) no hacemos nada y no le pedimos ayuda a Dios Padre para alejar por su compasión, desde nuestros labios este cáliz terrible? Es esencial darnos cuenta que si nosotros, la humanidad, no le imploramos Su compasión y Su ayuda entonces lo que la visión terrible de Fátima anticipa aun va a suceder en el futuro cercano porque hay una multitud de señales hoy en día que muestran que esta es la voluntad divina para este planeta que esta lleno de maldad, lleno de odio, el cual en lugar de promover y hacer el bien divino se hunde en muchos pecados, errores y vicios. Los iniciados saben que hay una Ley Oculta del Límite y en la virtud de esta ley, Dios Padre soporta y aguanta las equivocaciones, los vicios, la maldad, la perversidad y la infracción de las leyes divinas, luego, cuando se llega a superar un limite Dios no permite mas estas cosas, entonces queramos o no, nos confrontamos con todo lo que merecemos. Los seres de este planeta recibirán la paga merecida por las maldades, errores y pecados que han cometido y de este modo seremos recompensados a través de esta catástrofe apocalíptica que Dios no la detendrá porque nosotros nos burlamos de todas las señales, todos los mensajes divinos que nos han sido ofrecidos, uno a uno, a lo largo del tiempo para que nosotros nos corrijamos, para que volvamos hacia Dios así como es necesario porque todos nosotros fuimos creados desde el inicio de los tiempos según Su imagen y Su semejanza.
Ahora en la última hora es el caso de recordar que Dios no quiso y nunca querrá destruir a los pecadores, a los que han perdido el camino y a los perversos, sino que Él espera hasta el final, hasta el último momento e instante que ellos vuelvan llenos de fe, amor y humildad hacia Él, porque Él es un Dios lleno de amor, bondad, rectitud que no quiere destruir a los pecadores y a quienes pierden el camino sino que quiere su reorientación. En conclusión, en el caso en el cual logremos rechazar con odio, con maldad y burla este método simple y eficiente, debemos a la vez darnos cuenta que ninguno de quienes se complazcan en este estado podrá estar absolutamente seguro de que tal potencial catástrofe sea en realidad imposible. Como consecuencia, por el hecho que ninguno de quienes se complazcan en esta actitud puede estar seguro de que esta catástrofe sea absolutamente imposible, es miles de veces mejor tanto para nosotros como para los demás, que nos decidamos a unirnos a todos los que van a realizar este método desde ahora en adelante. Realizando esto podríamos a la vez descubrir en nuestros seres los efectos profundamente benéficos y los frutos indescriptibles y maravillosos que no tardarán en aparecer, para cada uno de nosotros en la medida en la que realicemos este método sencillo y eficiente desde ahora en adelante tanto para nuestro bien como para el bien de los demás. Por otro lado, si miramos de un modo lucido con mucha inteligencia y buen sentido debemos llegar a la conclusión de que ha habido algo para aprender de las lecciones de los desastres naturales que ya han aparecido en algunos lugares del planeta. Tales ejemplos son el huracán Katrina, la ola destructiva tsunami que aconteció en Indonesia o el reciente terremoto de Haití, y llego la hora de entender que algo “poco probable” no es lo mismo que algo “imposible” especialmente entonces cuando la meta es tan grande y la posibilidad de que tal catástrofe nos impacte  en los siguientes tres o cuatro años con efectos desastrosos no es para nada reducida, sino que al contrario es muy alta. Además de esto, es el caso de que cada uno de nosotros refleje ahora el sentido misterioso que nos ha revelado en aquellos tiempos la visión aterradora que la Virgen María nos ofreció frente a docenas de miles de seres humanos en Fátima. No es el caso de esperar a que tal catástrofe se produzca y después exclamar en medio del desastre: “!Mira que la profecía de la Virgen María ya se ha vuelto realidad!”. 
Es también necesario darnos cuenta que el primer evento Carrington se produjo en el año 1859 durante un ciclo solar mediocre. Por el hecho de que el evento Carrington se produjo bruscamente, en un periodo en el que el ciclo solar no era para nada remarcable, la posibilidad de que tal catástrofe aparezca es enormemente grande si tomamos en consideración el hecho de que en los futuros cuatro años aun los científicos anticipan, en base a algunas rigurosas investigaciones, que la actividad solar va a lograr un máximo extraordinariamente grande así como no ha tenido desde hace mucho tiempo. Partiendo desde las previsiones científicas que ya existen y mas que esto, que son aun tenebrosas, se puede decir sencillamente que no tenemos ninguna garantía de que tal evento catastrófico no vaya a aparecer en el marco de un ciclo solar anormal así como ya se prolifera en el presente. A la vez, debemos tomar en consideración también la visión terrible que la Virgen María nos ha ofrecido en Fátima, y es el momento de darnos cuenta todos, en la medida en la que tenemos un poco de buen sentido, una minima inteligencia y una migaja de intuición que actualmente la completa visión que apareció entonces frente a los ojos aterrados de las docenas de miles de seres humanos llegará a ser una completa realidad en un futuro cercano si no nos movilizamos cada uno de nosotros, los que sabemos qué se puede hacer para realizar diariamente con abnegación este método simple y eficiente que hará posible por intermedio de la ayuda inmensa que nos puede venir de Dios que tal catástrofe no aparezca nunca. En el caso de lograr con éxito esta acción no debemos imaginarnos de ningún modo que nuestra actividad solar de tan grandes proporciones no se producirá mas, pero podemos darnos cuenta de que aunque ella se produzca, el planeta Tierra será protegido de un modo divino, providencial y ninguna “bola plasmática de fuego” gigantesca va a impactar nuestro planeta para que se produzca tal catástrofe apocalíptica así como la visión Virgen María profetizó que sucederá (si cada uno de nosotros y cuanto mas seres humanos no imploramos la ayuda divina para que tal catástrofe no se produzca, por que de esta manera entonces nosotros, los seres humanos de este planeta, nos beneficiaremos todos de la misericordia divina).
Por la importancia de esta sección les sugerimos que la lean con mucha atención varias veces para poder, por un lado entender lo mejor posible cada uno de los aspectos que nos esperan si no hacemos nada y por otro lado lo que se puede hacer si decidimos que ha llegado el momento de poner el hombro, para que a través de la ayuda que viene de Dios y de Su Omnipotencia esta completa catástrofe pueda ser evitada.

Academia Espiritual de Yoga ANANDA