Meditación Experimental: Despertar de la Conciencia Nacional

Meditación colectiva para el despertar de la Conciencia Nacional del Uruguay

¡JUNTOS PARA UN URUGUAY ESPIRITUAL!

Se van a medir los efectos al nivel social.

Apoya:
- SCBU, UdelaR (Universidad de la Republica);
- INJU, MIDES (Instituto de la Juventud);
- AdeYo ANANDA (Academia de Yoga Tradicional).

Periodo: del 27 de diciembre 2014 al 02 de enero del 2015;
Horarios: diariamente a las 12hrs y a las 20hrs;
Duración: cada vez entre 15 y 30 minutos (utilizando la música propuesta);
Importante: validada científicamente para reducir la delincuencia.

¿Que hacemos?
- nos integramos en las energías universales;
- aspiramos a acumular al nivel individual las energías de la paz, del amor y de la felicidad;
- orientamos estas energías al nivel de todo el Uruguay;
- estamos agradecidos para nuestra integración espiritual.

 

JUSTIFICACIÓN DE LA ACCIÓN

Ya es conocida, gracias a su difusión, cada vez mayor, la eficacia de la meditación a nivel individual, pero a través de esta iniciativa, única en su manera, comprobaremos mediante las estadísticas, que se van a conocer posteriormente, el efecto benéfico que este tipo de actividad, realizada al unísono y a nivel nacional, por una gran masa de la población tiene sobre la disminución de los índices de violencia y criminalidad, delincuencia, robos, accidentes de trafico, etc. De hecho los efectos de las meditación colectivas ya han sido validadas por varios estudios científicos y por experiencias similares realizadas en otros lugares del planeta con efectos positivos a nivel de la sociedad.
La meditación que proponemos se llevará a cabo  en el periodo del 27.12.2014 al 02.01.2015, dos veces al día, en 2 horarios distintos, a las 12 hrs. y respectivamente a las 20hrs, por cada integrante en su casa, durante un periodo de entre 15 y 30 minutos Durante estos lapsos nos vamos a focalizar sobre estados de armonía, amor, paz, salud y felicidad que los vamos a evocar, visualizar y atraer a través de nuestros seres, primero al nivel individual y después al nivel de todo el Uruguay.
Hemos elegido este período del año para realizar este experimento por ser conocido el hecho de que en este período es cuando se evidencia un mayor  índice de actos antisociales, violencia, crímenes, robos, etc.
De este modo vamos a potenciar durante el periodo de las fiestas de fin del año 2014 y el inicio del 2015 la creación de un clima de paz, de armonía, de integración benéfica, de amor y felicidad, contribuyendo de este modo para que a nivel nacional, por lo menos durante el tiempo propuesto, se reduzcan los niveles de violencia, robos, accidentes, crisis etc.
La actividad que se desarrolla en estas festividades viene habitualmente cargada de alta dosis de energía, integrada con  fuertes emociones y muchas expectativas, casi siempre acompañadas de importantes niveles de estrés y este cuadro, cuando se carece de una orientación clara y de sentido elevado,  posibilita que, las energías que liberan estas tendencias destructivas a menudo se desvíen hacia actos antisociales y de negación de los valores humanos.
La propuesta cuenta con referentes de varios dominios de actividad que van a evaluar los resultados y los van a proponer acciones para el bien de nuestra sociedad.

LOS BENEFICIOS DE UNA MEDITACIÓN COLECTIVA

Estudios demuestran que los beneficios de una meditación colectiva repercuten en los índices de criminalidad de una ciudad; todo está unido, y el saberlo aumenta la responsabilidad individual.
En efecto, esta antiquísima técnica es hoy un procedimiento que ha sido validado científicamente para reducir la delincuencia, demostrando su efectividad en varias partes del mundo. La técnica de meditación es un procedimiento de desarrollo personal milenario, avalado por la ciencia moderna. Es un proceso mental simple, natural, sin esfuerzo, que se practica durante 15 a 30 minutos, dos veces al día, sentado cómodamente con los ojos cerrados. En las 3 últimas décadas, se han realizado más de 600 estudios científicos acerca de sus efectos individuales.
ALGUNOS DATOS
¿Qué tienen en común un delincuente, un empresario explotador y un político corrupto? Todos tienen un bajo nivel de conciencia. Si bien esta propuesta que presentamos sirve para elevar el nivel de conciencia de este tipo de personas, nos abocaremos sólo a nuestro tema central, que son los delincuentes y la delincuencia. Debido al bajo nivel de conciencia de los delincuentes, es casi imposible que el consejo y la persuasión funcionen. Si le decimos a un delincuente que delinquir no es correcto y que genera sufrimiento a las personas, lo más probable es que no lo entienda y siga siendo delincuente.
Hay estudios que demuestran que la introducción de los delincuentes a las cárceles no reduce la delincuencia. Asimismo, no está claro que el aumento de los tiempos de encarcelamiento reduzca la delincuencia. En Inglaterra, en 1994 se realizó un estudio que concluyó que el periodo de encarcelamiento en Estados Unidos es siete veces mayor que el periodo de encarcelamiento promedio de los países de Europa Occidental. Sin embargo, en Estados Unidos hay más delincuencia que en todos los países de la Europa Occidental, lo que confirma la tesis que mayores tiempos de encarcelamiento no reducen la delincuencia.
CONCIENCIA Y FISIOLOGÍA
La responsabilidad de los delincuentes respecto a los delitos que cometen es parcial, no total. El medio en que una persona está inmersa, de estrés o de paz, influye en su comportamiento. La conciencia individual es lo que determina el pensamiento y el comportamiento de un individuo. Personas con un alto nivel de conciencia tienen, en forma natural, pensamientos y comportamientos altruistas. Por el contrario, personas con bajo nivel de conciencia -los delincuentes, por ejemplo- tienen pensamientos negativos y un mal comportamiento.
Si quisiéramos reconocer altos y bajos estados de conciencia en las personas, una gran ayuda sería hacerlo a través de la fisiología. Por ejemplo, altos niveles de serotonina en el cuerpo están correlacionados con mayor tranquilidad en las personas; en cambio, bajos niveles de este neurotransmisor están correlacionados con irritabilidad en las personas. Otro parámetro fisiológico son las ondas cerebrales. Un cerebro ordenado tiene una emisión de ondas cerebrales diferente a un cerebro desordenado, por ejemplo, el de un delincuente. Las conciencias individuales y las ondas cerebrales no están confinadas sólo dentro de la cabeza. Las conciencias individuales generan un continuo holístico denominado “conciencia colectiva”; y este continuo holístico, a su vez, influencia a las conciencias individuales.
Pensadores de Oriente y Occidente han expuesto implícita o explícitamente el concepto de conciencia colectiva. Por ejemplo, el filósofo alemán Hegel habla del “volkgeist” que significa “espíritu del pueblo”, “idiosincrasia del pueblo”. Durkheim, uno de los pilares de la sociología, expone explícitamente el concepto de “conciencia colectiva”. Heinsenberg presenta el concepto de “espíritu de la época”.
Tanto delincuentes como no delincuentes, con sus conciencias individuales unidas a través de la conciencia colectiva, son responsables del estado de paz o estrés de una sociedad. Un delincuente tendrá más probabilidad de delinquir inmerso en una conciencia colectiva estresada que en una conciencia colectiva distendida. Por esto, la responsabilidad de la delincuencia es compartida entre los delincuentes (quienes tienen la mayor responsabilidad) y los no delincuentes.
INFLUENCIAS MUTUAS
A través del continuo holístico conciencia colectiva, las personas altruistas, los delincuentes y todo tipo de personas se influencian mutuamente. Grupos de personas que practican de manera simultánea la meditación producen un gran efecto positivo en la conciencia colectiva, influenciando a los delincuentes (haciéndolos menos delincuentes), e influenciando, además, a todas las personas de alrededor.
Investigaciones científicas han determinado que cuando grupos relativamente grandes de personas practican en forma simultánea yoga y meditaciónes, se produce en el lugar un descenso de la delincuencia, los conflictos sociales, la pobreza, los accidentes de tránsito, etc.; y se genera mayor paz en la sociedad.
Se han realizado más de 50 estudios científicos acerca de estos efectos sociales; y varios de estos han sido publicados en destacadas revistas académicas, tales como el “Journal of Conflict Resolution”, publicación líder en el campo de los estudios sobre la paz, editada por la Universidad de Yale.
FISIOLOGÍA Y FÍSICA
A la luz de la fisiología, otras investigaciones científicas han determinado asimismo que los grupos de practicantes de la meditación producen una reducción del nivel de estrés en los no meditadores que están alrededor. Es un efecto a distancia. Parámetros fisiológicos, como las ondas cerebrales y el nivel de serotonina, dan cuenta de esta reducción del nivel de estrés en las personas no meditadoras. Por otra parte, el resultado social de los grupos que practican simultáneamente la meditación es un efecto de campo es de positividad, de armonía y de paz.

EL PODER DE LA MEDITACIÓN PUEDE
REDUCIR LA CRIMINALIDAD

En la década del noventa, un Proyecto de Demostración Nacional para reducir el crimen violento y mejorar la eficacia gubernamental, convocó a unos 4000 (Cuatro mil) participantes a programas de meditación a la capital nacional de los Estados Unidos, a partir de junio en 1993. Unos 27 miembros independientes del proyecto formaron un comité de revisión, que incluía sociólogos, criminólogos, policías y agentes del gobierno, y que se dedicaron a obtener datos semanales para monitorear el proceso.
La variable en la investigación fue la delicuencia violenta semanal, según lo medido por el programa Uniform Crime Report del FBI, los crímines violentos incluyen homicidio, violación, asalto agravado y robo. Estos datos fueron obtenidos por el Distrito de Columbia, Departamento de Policía Metropolitana, para el año 1993, así como de los últimos cinco años (1988-1992). Los datos adicionales utilizados para el control incluyeron variables climáticas (temperatura, precipitación, humedad), las horas del día, los cambios en las actividades de la policía y la comunidad contra la delicuencia, las tendencias antes de la delincuencia en el Distrito de Columbia, y las tendencias concurrentes de delicuencia en las ciudades vecinas. La disminución máxima que se observó en el índice de Delitos Violentos fue de 23.3 por ciento, cuando el tamaño del grupo era el más grande, durante la semana final del proyecto. La probabilidad estadística que este resultado fuese fruto del azar, fue de 2 veces en 1.000 millones (p <.000000002). La reducción obtenida durante el experimento comparada con los índices promedio de los cinco años anteriores (1988 a 1992), correspondió a 24.6 por ciento, es decir que era aún mayor que si se comparaba solo con los datos de 1993. La probabilidad de que este resultado fuese casualidad fue de 3 veces en 100.000 (p <.00003).
Se hicieron varios análisis adicionales de los delitos HVA para asegurar aún más la solidez de los principales hallazgos de la demostración. Los análisis secundarios también mostraron que los resultados obtenidos, por su robustez y magnitud, eran independientes de detalles aislados de los modelos usados para las medir las tendencias y de los efectos de ciclos estacionales.
Se analizó la data de delitos HVA en los meses de Junio y Julio de los cinco años anteriores (1988-1992), es decir en la misma época en que se hizo la demostración de 1993, y se observo que en ningún caso hubo alguna reducción significativa del índice en esos años, lo cual demostró que el resultado obtenido no se debía a la época del año en que se ejecutó el proyecto. Además, al analizar la relación entre el cambio del índice y el tamaño del grupo semana a semana, se encontró que el efecto no solo era inversamente proporcional al tamaño del grupo, sino que además ese efecto permaneció por un cierto tiempo luego de concluido el proyecto. Basado en los resultados del estudio, se calculó que la ganancia estatal promedio (efecto a largo plazo) asociada con mantener un grupo permanente de 4.000 participantes en programas de meditación enfocados en las mismas intenciones usadas en el proyecto, produciría una reducción del 48 % de los delitos.
Dada la solidez de estos resultados, su coincidencia con los resultados positivos de investigaciones anteriores, los grandes costos humanos y financieros del delito violento y la carencia de otros métodos eficaces y científicos de reducir el delito, se urge a los generadores de políticas de estado a que apliquen este esquema en gran escala, para el beneficio de la sociedad.        

 

Academia Espiritual de Yoga ANANDA