Revelaciones espirituales

La Consagración

“Una sepa de vid plantada sin el Padre no toma vida. Esta será arrancada desde la raíz y al final perecerá” (Fragmento de “Evangelio de Santo Tomas”)

Aquí Jesucristo nos dice que todo lo que se manifieste sin estar centrado en Dios Padre, tarde o temprano, perecerá y no podrá perdurar eternamente, no podrá permanecer en la eternidad. ¿Por qué? A causa de que lo que no tiene el apoyo de Dios Padre, el apoyo del Supremo, solo puede ser efímero.En el momento en que algo es creado y se apoya totalmente en la ayuda de Dios, ese algo perdurará eternamente, no será efímero, ya que estará sin muerte. Así que una manifestación centrada en Dios integrará en ella algo de la vida eterna. De este modo nos guiará hacia la vida eterna.Si esta sepa de vid extrae su savia del mismo Padre Celestial, de Dios Padre, absorberá en su savia algo de la vida eterna y será inmortal. De otro modo, estará sometido a lo efímero y por tanto a la muerte. Tarde o temprano el tiempo lo destruye todo. Aquí podemos decir que Jesucristo habla de la fuerza del tiempo que destruye todo, a excepción de lo que es eterno, de lo que ha alcanzado la inmortalidad, porque solo aquello que tiene fundamento en Dios Padre es eterno y estará a salvo de la muerte. Todo aquello que no sea eterno, es solo mortal y tarde o temprano perecerá, desaparecerá, se arrancará desde su raíz porque está sometido al inexorable colmillo devorador del tiempo.

Leer más: La Consagración

Academia Espiritual de Yoga ANANDA