Meditación y TANTRA

¿Por qué será la sexualidad un sujeto tan interesante?
¿Será así como todavía la considera la ciencia occidental, solo un instinto animal básico?
En realidad, todos los humanos consideramos que la sexualidad es fascinante porque durante la fusión amorosa nos volvemos capaces de acceder a estados muy especiales de conciencia, de sentirnos sin límites y maravillosos, aún si en la mayoría de los casos es por un período muy corto, como un rayo. Por medio de la meditación, estos momentos - rayo, que son mensajes profundos sobre la naturaleza verdadera de la realidad, logran transformar gradualmente pero completamente nuestra vida.

Esta es la característica fundamental que determina la clasificación de nuestro amor físico como siendo o no Tántrico. Esto significa que podemos, o no, encontrar en nosotros el deseo sincero de transformar estas experiencias en fuentes de transformación interna verdadera. La actitud interna y el deseo sincero de experimentar más que el simple contacto físico nos hará más abiertos y menos rígidos. Si cumplimos con los mandamientos Tántricos, definitivamente nos sentiremos mejor y además esto mejorará igualmente nuestra salud.

El orgasmo Tántrico

Las escrituras antiguas clásicas describen el estado de orgasmo Tántrico como un estado vivencial de expansión, fusión y concienciación de la unidad entre el practicante y todo lo que existe. Una vivencia profunda del orgasmo es más allá de las fronteras comunes de la mente. Nos ofrece la posibilidad de expandir nuestra conciencia sin límites y de experimentar estados de fusión con la conciencia cósmica. Modifica nuestra perspectiva en relación a la realidad que nos rodea.
volver al inicio

¿Quién soy?

A través del conocimiento adquirido por medio de estados de conciencia que se abre más allá de las fronteras de las percepciones comunes, podemos llegar al punto donde nos realizamos preguntas profundas en relación al propósito de la vida, a que y quienes somos. Luego, desde la búsqueda ardua y del fuerte deseo para averiguar más sobre el lado oculto de nuestro ser" surge en algún momento la pregunta clásica: "¿Quién soy?" Pero la experiencia Tántrica ofrece la enorme ventaja de llevarnos con rapidez a esta profundidad de la búsqueda, tanto a nivel del pensamiento como del sentir.
Siguiendo el camino Tántrico (y también meditando y practicando aún otras técnicas de desarrollo espiritual), el practicante se vuelve cada vez más consciente de todo lo que pasa en su alrededor, inclusive sobre y a través de sus experiencias sexuales.

Tres tipos de hacer amor

La sabiduría Tántrica ha establecido (por medio de experiencias y observaciones milenarias) que existen tres tendencias básicas que se pueden manifestar en las relaciones de pareja.
El amor estrictamente físico, que muchas veces es cruel, violento, egoísta y que determina que la gente se trate recíprocamente como animales o como objetos inanimados. En la tradición Tántrica este tipo de hacer amor es simbolizado por el color negro.
Relaciones amorosas pasionales que son intensas, románticas e incitantes. En este caso el color simbólico es el rojo. Este tipo de relaciones es superior a las relaciones estrictamente físicas, pero en la mayoría de los casos este tipo de relaciones provocan la aparición de frustraciones. Más que todo son semejantes a una batalla donde el más fuerte posee al más débil.
Relaciones amorosas que son profundamente armoniosas, místicas y espirituales. Este tipo de relaciones excluye por completo cualquier tipo de problemas relacionados con la posesividad, violencia, egoísmo o frustraciones. El control de la energía sexual evoluciona por si mismo a través del estado general de armonía profunda que se establece entre los dos. De hecho, esto es el amor Tántrico que combina la energía sexual con la práctica espiritual. En la tradición oriental está simbolizado por el resplandor del sol que difunde luz blanca resplandeciente, que aleja las limitaciones de la personalidad individual.
La mayoría de la gente experimenta los primeros dos tipos de relaciones. Por consiguiente, las parejas muchas veces pasan a través de momentos de dilemas y de periodos en la cuales las relaciones sexuales ya no tienen sentido para ninguno de los dos o aún por periodos en los cuales simplemente se renuncia a las "tareas" amorosas y a los placeres. Y cuando se superan los estados o momentos de este tipo, los dos manifiestan la tendencia de exagerar, de ir al otro extremo. Por consiguiente, experimentan muy cortos periodos de balance emocional y armonía erótica. Este tipo de parejas tienen una fluctuación continua, casi como su destino que estará irremediablemente conectado a una sinusoide.
A través de la transfiguración extática del amor Tántrico, la amplitud de dicha sinusoide se reduce gradualmente, hasta que desaparece por completo. Por consiguiente, van a parar las actitudes y los estados característicos de la pareja en continua fluctuación, lo que le permitirá a los componentes de la pareja de disfrutar un estado permanente de armonía y equilibrio. Así, la sinusoide se trasformará gradualmente en una línea constantemente ascendente porque las cosas desagradables que existen y se manifiestan en el ambiente donde viven, ya no podrán entorpecer los estados de conciencia alcanzados.

El éxtasis absoluto

El objetivo Tántrico es de ayudar a los practicantes arduos y perseverantes de sus métodos en lograr el éxtasis amoroso total. Con otras palabras, la beatitud que incluye y une plenamente la experiencia del orgasmo del polo sexual (que asegura comúnmente solo la perpetuación de las especies), que esta vez es considerado como una fuente de fuerza y energía, con el éxtasis cerebral sublime del polo de la individualidad y además lográndose en el estado en el cual cada sexualidad nutre y a la vez excita armoniosamente a la otra.
Ahora se puede entender porque las prácticas sexuales tántricas estimulan deliberadamente pero de una manera controlada la libido genital usando diferentes técnicas naturales. Después de despertar y orientar ascendentemente la energía sexual, separándola de las zonas de los órganos sexuales, los Tántricos la dirigen a lo largo de la columna vertebral hacia el polo cerebral, por encima de la coronilla donde la unificación con el polo espiritual individual hacen brotar las experiencias extáticas más elevadas.

Prólogo existencial

Solo el amor puede cambiar al mundo. Ningún sistema, que sea político, económico o de otra índole puede brindar paz y felicidad al mundo. El amor no es simplemente un ideal, porque surge del respeto y de la caridad. Todos tenemos y deberíamos manifestar libremente este respeto y caridad. Solo el amor resuelve todas las dificultades humanas. Sin el amor la vida no se puede sentir como "llena" pero al contrario, como cruel y vacía. Pero para lograr el amor verdadero, cada individuo debe liberarse de los métodos que uso anteriormente para auto-separarse, que destruyen al individuo y desintegran al mundo. La paz y la felicidad nos acompañan cuando el corazón y el espíritu no son obstruidos e impedidos por las costumbres de vivir que nos separan de los demás y nos aíslan.

Abstinencia - pro y contra

Se afirma que nada es por completo bueno o por completo malo, así que esto debe ser válido también en el caso de la abstinencia (es decir el rechazo de cualquier contacto relacionado sexualmente). Si la energía sexual está direccionada de una manera creadora en otro aspecto o dominio de la vida, luego aparece una sublimación que si es exitosa, contribuye al desarrollo espiritual y todo se vuelve correcto y maravilloso. Pero si la sublimación es insatisfactoria (lo que pasa comúnmente), la energía sexual acumulada y no usada de una manera constructiva o elevada, deberá encontrar una "salida". Aparecerán así diferentes costumbres o vicios: comer en exceso, fumar, ver televisión por horas, etc. Si no encuentra una "salida", la cosa se vuelve peor y la energía se manifiesta de una manera destructiva. Si se junta con una neurosis se volverá auto-destructiva. En el caso del fanatismo político o religioso se volverá heterodestructiva.
Para el Tantrismo, la energía sexual tiene una realidad obvia que ya no necesita ninguna demostración. Por consiguiente, en lugar de sugerir una lucha agotadora y absurda en contra de ella, el TANTRA enseña a la gente como usarla. A la vez, el practicante aprende como superar sus límites y obtener el acceso hacia experiencias tan maravillosas que los grandes iniciados refieren solo con la palabra CÓSMICA.

 

Academia Espiritual de Yoga ANANDA